Lecturas del 4 de diciembre de 2015 (Viernes de Primera Semana de Adviento)

Cuando Jesús se fue, lo siguieron dos ciegos, gritando: «Ten piedad de nosotros, Hijo de David.» Al llegar a la casa, los ciegos se le acercaron, y él les preguntó: «¿Creen que yo puedo hacer lo que me piden?» Ellos le respondieron: «Sí, Señor.» Jesús les tocó los ojos, diciendo: «Que suceda como ustedes han creído.» Y se les abrieron sus ojos. Entonces Jesús los conminó: «¡Cuidado! Que nadie lo sepa.» Pero ellos, apenas salieron, difundieron su fama por toda aquella región.

“Soy un desgraciado, pero Dios me ama así” -Francisco

“Cada uno de nosotros debe decir: ‘Soy un desgraciado, pero Dios me ama así; entonces también yo debo amar a los otros del mismo modo’”. A modo de ejeplo dijo: si un empresario emprendedor “contrata a un empleado de septiembre a julio” solamente, esto “no es justo porque le despide por las vacaciones en julio para después volverle a contratar con un nuevo contrato de septiembre a julio”. Al actuar así, “el trabajador no tiene derecho a la indemnización, ni a la pensión, ni a la seguridad social. No tiene derecho a nada”. “El emprendedor no muestra ternura, sino que trata al empleado como un objeto”, dijo el Papa. Francisco subrayó que es importante ponerse “en la piel de esa persona, en lugar de pensar en sus propios bolsillos por cualquier dinero de más” y de esa forma “las cosas cambian”.

La Biblia es un libro extremadamente peligroso, ¿por qué?

Mahatma Gandhi dijo una vez: “A ustedes cristianos se les ha confiado un texto que tiene en sí la cantidad de dinamita suficiente para hacer explotar en mil pedazos toda la civilización, para poner al mundo del revés y llevar la paz en un planeta devastado por la guerra. Sin embargo, la tratan como si fuese simplemente una obra literaria, nada más”.

Retiro para matrimonios en Hidalgo, ¿Quién se apunta?

La comisión de familia invita a los matrimonios a unirse al Retiro de Kerigma para matrimonios que se llevará a cabo los días 17, 18, 19 y 20 de Diciembre en Huaxtla,Hidalgo. Aquellos que asistan serán becados por su sacerdote y deben ser 2 matrimonios por parroquia, así que apresurense a apartar su lugar. Es necesario que lleven sus efectos personales, cobija y chamarra.

Lecturas del 3 de diciembre de 2015 (Jueves de Primera Semana de Adviento)

«No son los que me dicen: “Señor, Señor”, los que entrarán en el Reino de los Cielos, sino los que cumplen la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Así, todo el que escucha las palabras que acabo de decir y las pone en práctica, puede compararse a un hombre sensato que edificó su casa sobre roca. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa; pero esta no se derrumbó porque estaba construida sobre roca. Al contrario, el que escucha mis palabras y no las practica, puede compararse a un hombre insensato, que edificó su casa sobre arena. Cayeron las lluvias, se precipitaron los torrentes, soplaron los vientos y sacudieron la casa: esta se derrumbó, y su ruina fue grande.»

Visita sorpresa del Papa Francisco alegró a niños en hospital de Bangui

Durante su viaje a República Centroafricana, el tercer país que visitó en África, el Papa Francisco cambió su agenda y visitó por sorpresa un hospital pediátrico de Bangui. Este gesto alegró a los niños internados y a los trabajadores. Según informó en una conferencia de prensa el P. Federico Lombardi, director de la Oficina de …

Hoy es el Día Mundial de la lucha contra el SIDA

Hasta el año 2010, del total de personas infectadas en el mundo con el VIH/SIDA, aproximadamente el 25 por ciento era atendida por alguna institución de la Iglesia Católica. Este porcentaje aumentaba en el caso de África, en donde la Iglesia cuidaba de casi el 50 por ciento de los afectados por este flagelo. En los últimos años, con el impulso del Papa Francisco, esta ayuda caritativa y de amor al prójimo ha ido en aumento, lo que convierte a la Iglesia en una de las instituciones más importantes a nivel mundial en este tema.

Lecturas del 1 de diciembre de 2015 (Martes de Primera Semana de Adviento)

«Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido. Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie sabe quién es el Hijo, sino el Padre, como nadie sabe quién es el Padre, sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.» Después, volviéndose hacia sus discípulos, Jesús les dijo a ellos solos: «¡Felices los ojos que ven lo que ustedes ven! ¡Les aseguro que muchos profetas y reyes quisieron ver lo que ustedes ven y no lo vieron, oír lo que ustedes oyen y no lo oyeron!»

Lecturas del 30 de noviembre de 2015 (Lunes de la 1a Semana de Adviento)

Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvado. Con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con la boca se confiesa para obtener la salvación. Así lo afirma la Escritura: El que cree en él, no quedará confundido. Porque no hay distinción entre judíos y los que no lo son: todos tienen el mismo Señor, que colma de bienes a quienes lo invocan. Ya que todo el que invoque el nombre del Señor se salvará. Pero, ¿como invocarlo sin creer en él? ¿Y cómo creer, sin haber oído hablar de él? ¿Y cómo oír hablar de él, si nadie lo predica? ¿Y quiénes predicarán, si no se los envía? Como dice la Escritura: ¡Qué hermosos son los pasos de los que anuncian buenas noticias! Pero no todos aceptan la Buena Noticia. Así lo dice Isaías: Señor, ¿quién creyó en nuestra predicación? La fe, por lo tanto, nace de la predicación y la predicación se realiza en virtud de la Palabra de Cristo.
Yo me pregunto: ¿Acaso no la han oído? Sí, por supuesto: Por toda la tierra se extiende su voz y sus palabras llegan hasta los confines del mundo.

Lecturas del 29 de noviembre de 2015 (Domingo de la Primera Semana de Adviento)

«Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas; y en la tierra, los pueblos serán presa de la angustia ante el rugido del mar y la violencia de las olas. Los hombres desfallecerán de miedo por lo que sobrevendrá al mundo, porque los astros se conmoverán. Entonces se verá al Hijo del hombre venir sobre una nube, lleno de poder y de gloria. Cuando comience a suceder esto, tengan ánimo y levanten la cabeza, porque está por llegarles la liberación. Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes como una trampa, porque sobrevendrá a todos los hombres en toda la tierra. Estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir. Así podrán comparecer seguros ante del Hijo del hombre.»