Homilía del jueves 13 de septiembre de 2018, XXIII ORDINARIO

Amor a los enemigos: los que nos maldicen, difaman, física o psicológicamente nos golpean; los que nos invaden pidiéndonos cosas o alterando nuestra paz. El trato igualitario al que queremos recibir. El punto de llegada es la misericordia. Que el amor, la preocupación por el que sufre, el interés por los demás sea una fuerza que salga de lo más profundo de nosotros mismos. Eso es misericordia que nos hace semejantes al Padre.

Lecturas del 12 de Septiembre del 2018 (Miércoles de la Semana 23)

Jesús no nos dice que no debemos poner los medios para evitar la enfermedad, el dolor, la pobreza, la injusticia. Él nos enseña que para alcanzar la felicidad debemos amar y cumplir la voluntad de Dios sobre nosotros. El error está en intentar a toda costa, como si se tratara de un mal absoluto, evitar el dolor o el sufrimiento y buscar el éxito humano como un fin en sí mismo. El mayor sufrimiento que causa el dolor se origina en no encontrarle un sentido. No saber porque se sufre, ni para que. El mundo no ha encontrado un sentido al dolor. El pensamiento fundamental que Jesús nos quiere transmitir es este: “Sólo el servir a Dios hace al hombre feliz. En medio de la pobreza, del dolor, del abandono, se puede ser feliz. Y, por el contrario, el hombre puede ser infinitamente desgraciado aunque nade en la abundancia y tenga todos los bienes de la tierra.

Peregrinación al Cerro del cubilete, invita la Pastoral Juvenil

Invitamos a todos los jóvenes a cerrar el Año de la Juventud con miles de jóvenes más en la peregrinación anual al Cerro del cubilete en Guanajuato. La salida será el 2de noviembre del 2018, el regreso el 4 de noviembre. El costo será de $500, lo que incluye transporte y playera, puedes apartar tu lugar con $100. Para informes e inscripciones puedes comunicarte con Lucero al 5528510462.

Homilía del martes 11 de septiembre de 2018, XXIII ORDINARIO

La vida de comunidad es el sostén para le discípulo. Aquí inicia ese sendero nuevo de su existencia. Ira aprendiendo de Jesús la obediencia al Padre, que se fortalece en ese contacto permanente del diálogo, la oración. Junto con ese aprendizaje fundamental, irá descubriendo la predicación del Reino, la atención a los más necesitados, la defensa de la comunión con Dios, por encima de las leyes y tradiciones humanas.

Lecturas del 11 de Septimbre del 2018 (Martes de la Semana 23)

Debemos dedicar a la oración determinados momentos en el día, y en la semana, momentos en que nos dediquemos a la oración y a la meditación de la Palabra de Dios de un modo exclusivo e intensivo. Esos deben ser los momentos fuertes de nuestra vida , donde vivamos nuestra relación con Dios de un modo consciente, profundo e intenso. Cuanto mayores sean los problemas que nos preocupen, y las angustias que nos apenen, tanto más y mejor debe ser nuestra oración.

Homilía del lunes 10 de septiembre de 2018, XXIII ORDINARIO

A veces nos quedamos trabados por pensar en tradiciones, normas, aún las que nos inventamos nosotros. A veces son por carencia interior.
‘No hago nada si no me lo piden’. ‘Qué tal si lo hago y los demás se molestan’. ‘Mejor no meterme para no comprometerme’. Y muchas cosas más están dentro de nosotros que nos paralizan. Junto con esto, una serie de ideas que hemos convertido en normas, según la propia comodidad. La caridad la podemos hacer en cualquier parte, a cualquier hora, ante cualquier persona necesitada. ¡Y hay muchos necesitados!

Lecturas del 10 de Septiebre del 2018 (Lunes de la Semana 23)

Muchas metas nos quedan sin alcanzar porque no estamos firmemente convencidos que con la ayuda de la gracia, nuestros pequeños esfuerzos, se convierten en eficaces. El Señor nos pide que extendamos nuestra mano, que luchemos por mejorar, no importa si antes fracasamos, hoy Él nos pide un nuevo esfuerzo. Vamos a pedirle al Señor, que nos ayude a superar las sumisiones y las obediencias formales: que nos haga comprender desde el interior lo que Dios nos pide, cuando nos pide algo, que haga que experimentemos que Dios es un Padre que ha dado unas leyes para el bien de sus hijos, un Salvador, que desea “hacer el bien, salvar vidas”, y que siempre extendamos nuestra mano si nos lo ordena.

Homilía del viernes 7 de Septiembre del 2018, XXII ORDINARIO

Una cosa es que sepamos que todos tenemos la capacidad de servir para algo, en algo, a alguien. Otra es que nos capacitemos en ese servicio. Y una más es que decidamos servir desde el mandato del amor de Cristo. Este mandato del amor nos lleva a desarrollar integralmente nuestra persona para poder servir mejor, siempre mejorar en eso. Esta es una respuesta desde la libertad interior, de orientar nuestra identidad y vida en un sentido de fe.