home Mensaje a los jóvenes Dar sin esperar nada a cambio

Dar sin esperar nada a cambio

Dar las gracias es un signo de reconocimiento de que hemos recibido una atención, un favor que tal vez necesitábamos, o la generosidad de quien otorgó ese favor. En la buena educación hemos aprendido a ser agradecidos. Sin embargo, está el peligro de creer que un agradecimiento significa una paga por algo que recibimos. Esto hace que el regalo, lo gratuito que está en lo que recibimos pueda desaparecer.
Podemos convertir nuestras relaciones interpersonales, aún las de la amistad, en un intercambio comercial: porque me diste, te doy; te doy para que me des. Esta situación tan negativa ha opacado nuestras buenas intenciones de la caridad. A veces damos en verdad gratuitamente algo y lo doloroso es que la persona que recibe esa caridad, sea material, afectiva o espiritual, se siente obligada a pagar.
La gratuidad es signo de amor, de generosidad, de libertad interior para dar. A muchas personas se les hace difícil, por no decir imposible, amar sin esperar nada, dar sin esperar paga, hacer algo por el otro sin esperar recompensa. Estas personas están dañadas en su corazón. Caen en el engaño de la generosidad interesada, del servicio comprometedor. Hacen desaparecer la frescura de la generosidad, de la libertad de espíritu.
Jesús advierte a sus discípulos en la importancia de distinguir entre agradecer y ser gratuitos. Lo que recibimos de Jesús es gratuito, no nos cuesta nada, ni siquiera llega a ser un premio. Y Jesús nos pide que eso mismo lo demos gratuitamente. El evangelio es gratuito. El servir, apoyar a otros, ha de ser gratuito. El dar la vida por otros, amar en verdad, es una decisión para la gratuidad.

¿Cobro por lo que hago por los demás? ¿Espero recompensa? ¿A quién le he dado gratuitamente parte de mi vida?

Jesús es nuestro camino.

Con mi bendición: +Guillermo.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
HOMILÍA DEL JUEVES 13 DE JULIO, XIV ORDINARIO

¿Qué es lo importante en la misión? ¿Cuáles son las actitudes fundamentales del misionero? Jesús mismo lo explica. Lo que...

Close