home Mensaje a los jóvenes Dejémos que el amor de Cristo nos transforme

Dejémos que el amor de Cristo nos transforme

Hay polos, extremos, opuestos que se rechazan; es lo ordinario. Sin embargo Cristo ha roto ese paradigma. Los extremos que Él ha elegido son para comprenderse, dar sentido el uno al otro: la muerte y la vida, la Cruz y la Resurrección. Muy queridos jóvenes con Cristo, no tengamos miedo a la muerte ni al sufrimiento. Todo lo que existe puede tener un sentido si lo ubicamos en el amor. Cristo no hace otra cosa que encausar todo lo que hay en el mundo a ese camino de amor.
El amor no tiene límite. Si le ponemos límites, lo desfiguramos; o como decimos en las aplicaciones o en los aparatos electrónicos, lo desconfiguramos.
El amor en Cristo supone lo que Él vive: amor a los enemigos que lo persiguen y crucifican; amor a los discípulos que lo traicionan, niegan, abandonan. Con ternura va al reencuentro de todos.
El mundo quiere sacar de la realidad el dolor, así oculta el sentido de la esperanza en el cambio, bloquea la posibilidad de la reconciliación, hunde en el odio, el rencor, la revancha, la venganza. Sólo el amor en Cristo es vida. Sólo quien se hace responsable de su propio sufrimiento, quien acepta sufrir por lograr sus fines, sus ideales, valora esta realidad.
¿No podemos nosotros asumir con valentía nuestro sufrimiento como jóvenes? Hay muchos motivos por los que sufrimos en el hogar, en la escuela y trabajo, en el ambiente que vivimos. Hay sufrimiento por crecer, por ser mejores, por ser más nosotros mismos.
¡No tengamos miedo a la Cruz de Cristo? ¡Vivamos la Cruz de Cristo en nosotros! Pongamos en la Cruz de Cristo nuestros pecados, odios, rencores, deseos de venganza, para que, liberados, seamos capaces de amor y de misericordia en Cristo. ¡Búsquemos las cosas del cielo!

Con mi bendición: +Guillermo.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
HOMILÍA DEL MIÉRCOLES 3 DE MAYO, II SEMANA DE PASCUA

La cruz es el medio elegido por el mismo Cristo para realizar la expresión más fuerte de su misión: “tanto...

Close