Las promesas de Jesús

Déjate mirar por el Señor, abre tu corazón, siente sobre ti su mirada, su misericordia, y tu corazón estará lleno de alegría, de la alegría del perdón, si tú te acercas a pedir el perdón”. No dejémonos robar la esperanza de vivir esta vida junto a Él y con la fuerza de su consolación.

Lecturas del 14 de Junio del 2016 (Martes de la Semana 11)

Sólo desde el amor la libertad germina, sólo desde la fe van creciéndole alas. Desde el cimiento mismo del corazón despierto, desde la fuente clara de las verdades últimas. Ver al hombre y al mundo con la mirada limpia y el corazón cercano, desde el solar del alma. Tarea y aventura: entregarme del todo, ofrecer lo que llevo, gozo y misericordia. Aceite derramado para que el carro ruede sin quejas egoístas, chirriando desajustes. Soñar, amar, servir, y esperar que me llames, tú, Señor, que me miras, tu que sabes mi nombre. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Amén

Lecturas del 5 de junio del 2016 (Domingo de la Décima Semana)

El mal se destierra, ya vino el consuelo: Dios está en la tierra, ya la tierra es cielo. Ya el mundo es trasunto del eterno bien, pues está en Belén todo el cielo junto. Ya no habrá más guerra entre cielo y suelo: Dios está en la tierra, ya la tierra es cielo. Ya baja a ser hombre porque subáis vos, ya están hombre y Dios en un solo hombre. Ya muere el recelo y el llanto se cierra: Dios está en la tierra, ya la tierra es cielo. Ya el hombre no tiene sueños de grandeza, porque el Dios que viene, viene en la pobreza. Ya nadie se encierra en su propio miedo: Dios está en la tierra, ya la tierra es cielo. Amén

Endurecer la mente y el corazón nos divide, Dios nos invita a la unión

Si dejamos todo a lo fisiológico o sometido a ello, perdemos de vista las riquezas psicológicas: la sensibilidad, la emoción, el afecto, la inteligencia, la memoria; peor si dejamos a un lado lo espiritual, que es donde está el sentido de nuestra vida, la libertad, el amor, la apertura a lo distinto, al otro, al Trascendente, Dios. Cuando endurecemos nuestra mente y nuestro corazón sólo por ver un aspecto de la persona, propiciamos la división.

Lecturas del 29 de Marzo del 2016 (Martes de la Octava de Pascua)

Nos reúne de nuevo el misterio del Señor que resurge a la vida, con su luz ilumina a la Iglesia, como el sol al nacer cada día. Resucita también nuestras almas, que tu muerte libró del castigo y vencieron contigo al pecado en las aguas del santo bautismo. Transfigura los cuerpos mortales que contemplan tu rostro glorioso, bella imagen del Dios invisible que ha querido habitar con nosotros. Cuando vengas, Señor, en tu gloria, que podamos salir a tu encuentro, y a tu lado vivamos por siempre dando gracias al Padre en el cielo. Amén.

Catequesis del Papa sobre el camino del servicio

El amor, pues, es el servicio concreto que damos los unos a los otros. El amor no es sólo palabras, son obras y servicio; un servicio humilde, hecho en el silencio y en lo escondido, como Jesús mismo ha dicho: «Que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha». Esto implica poner a disposición los dones que el Espíritu Santo nos ha donado, para que la comunidad pueda crecer. Además, se expresa en el compartir los bienes materiales, para que ninguno este en la necesidad. Esto del compartir y de la dedición a quien está en la necesidad es un estilo de vida que Dios sugiere también a muchos cristianos, como camino de auténtica humanidad.

Lecturas del 31 de enero del 2016 (Domingo de la Cuarta Semana)

Eres luz y siembras claridades, eres amor y siembras armonía desde tu eternidad de eternidades. Por tu roja frescura de alegría la tierra se estremece de rocío, Hijo eterno del Padre y de María. En el cielo del hombre, oscuro y frío, eres la luz total, fuego del fuego, que aplaca las pasiones y el hastío. Entro en tus esplendores, Cristo ciego; mientras corre la vida paso a paso, pongo mis horas grises en tu brazo, y a ti, Señor, mi corazón entrego. Amén.

La familia, el amor y la fidelidad: catequesis del Papa Francisco

“La familia vive de la promesa de amor y fidelidad que el hombre y la mujer se hacen el uno al otro… El amor es libre, la promesa de la familia es libre, y esta es la belleza. Sin libertad no hay amistad, sin libertad no hay amor, sin libertad no hay matrimonio. Por lo tanto, libertad y fidelidad no se oponen, más bien se sostienen mutuamente…”

Catequesis del Papa Francisco sobre las “promesas de amor” a los niños

La promesa, el amor es la promesa que el hombre y la mujer hacen a cada hijo: desde que es concebido en el pensamiento. Los niños vienen al mundo y esperan tener confirmación de esta promesa: lo esperan en modo total, confiado, indefenso. Basta mirarlos: en todas las etnias, en todas las culturas, ¡en todas las condiciones de vida! Cuando sucede lo contrario, los niños son heridos por un “escándalo”, por un escándalo insoportable, más grave, en cuanto no tienen los medios para descifrarlo. No pueden entender qué cosa sucede.

Papa Francisco: Los padres son instrumento del amor de Dios

Nada más nacer, “comienzan a recibir el don, junto con el alimento y los cuidados, de la confirmación de las cualidades espirituales del amor”, dijo Francisco.

“Los hechos del amor pasan ahora a través del don del nombre personal, el compartir el lenguaje, las intenciones de las miradas, las sonrisas iluminadas”.

“Aprenden así que la belleza de la unión entre los seres humanos apunta a nuestra alma, busca nuestra libertad, acepta la diversidad del otro, lo reconoce y lo respeta como interlocutor”.

Y tú, ¿amas a tu prójimo hasta que duela?

Es muy importante entender que amar, para que sea verdadero amor, tiene que doler. Debo estar dispuesto a darlo todo, lo que sea para no hacerle daño a la gente y, de hecho, para hacerle el bien. Esto requiere que yo esté dispuesto a dar hasta que duela. De otro modo, no hay verdadero amor en mi y por ende, en lugar de traer buenas noticias, le traigo injusticia, y no traigo paz a los que están a mi alrededor.