Lecturas del Lunes 8 de enero del 2018 (Primera Semana tiempo ordinario)

Aunque nuestro trabajo sea aparentemente de poca importancia, debe ser realizado con la mayor perfección. Ese trabajo lo ve Dios y tiene una importancia que nosotros no imaginamos. Ese trabajo lo debemos realizar pensando en el Señor, y ofrecérselo, como una manera de poner al Señor también en el centro de nuestro trabajo y de nuestra vida.