Lecturas del 2 de Diciembre del 2018 (Domingo de la Primera Semana de Adviento)

Se cuenta que un discípulo le preguntó a su maestro ¿Qué sabía de Dios? El maestro le contestó: Sé que Dios me ama. Que te ama. ¿Y nada más? le dijo el discípulo. Nada más, pero con es sé todo lo que necesito saber y puedo sobrellevar todo lo que ignoro de El. Sería terrible, saber todo lo que desconozco de Dios, pero ignorar que me ama. En este Adviento, vamos a pedirle al Señor la gracia de tener la certeza de que nos ama, para que así en nuestra vida reine la esperanza.

Lecturas del 2 de Diciembre del 2017 (Sábado de la Semana 34)

Orar no es decir muchas palabras o pronunciar muchas fórmulas o rezos. Orar es ponerse en presencia de Dios y hablarle con palabras sencillas, como son siempre las palabras que brotan de un corazón sincero. Y finalmente, orar es hacer silencio en nosotros mismos para escuchar la Palabra de Dios que nos habla en el fondo de nuestros corazones. Vamos a pedir al Jesús como Samuel: Habla Señor que tu siervo escucha, y a María, Señora del Silencio y de la Escucha, que nos enseñe a hacer silencio para poder dialogar con el Señor.

Lecturas del 2 de diciembre del 2016 (Viernes de Primera Semana de Adviento)

Todos tenemos necesidad de la ayuda del Dios en nuestras vidas. Todos los días se nos presentan necesidades y problemas que requieren del auxilio del Señor. Jesús nos pide a nosotros hoy, una fe decidida y sin miedos o respetos humanos. Nos pide una fe como la de aquellos ciegos. Y muchas veces el Señor hace con nosotros lo mismo que con aquellos ciegos. El Señor se calla y espera, a pesar de nuestros gritos. Y calla y espera, porque quiere que lo sigamos, quiere probar nuestra fe. El Señor nos muestra en este pasaje que debemos tener una gran fe en que Dios nos escucha y que nos concederá lo que pedimos si sabemos pedir con fe y humildad, y nuestra petición conviene a nuestro bien y al plan de Dios.