Retiro de Cuaresma de la Pastoral de Comunicación Social

Algo de lo que se meditó en el retiro: ¿cuál es la causa de la tristeza que siento por haber pecado? ¿el haber disgustado al buen Dios? ¿El haber hecho daño a los demás? ¿El haber afeado horriblemente mi alma que está sendo observada por Dios y sus ángeles? ¿El haber perdido un grado de brillo y de gloria para la eternidad? ¿El haberme acarreado un castigo más para el día en que el Justo Juez pague a cada uno según sus obras y según su conducta? O simplemente lo que me entristece ¿es que mi amor propio y mi orgullo quedaron heridos? ¿o que mi apariencia de santidad quedó disminuida? Importante preguntarse esto muchas veces.