Homilía del 26 de marzo del 2018, Lunes Santo

No podemos limitarnos ahora, al inicio de esta etapa última de preparación para la Pascua, sólo a recordar estos hechos. Estamos invitados a dar a la Palabra toda su fuerza y su eficacia en nuestra existencia. ¿Seremos valientes y generosos para acercarnos a Jesús, adorarlo como nuestro Salvador, acogiendo su muerte, glorificándolo desde ahí con la riqueza material y espiritual que a nuestra mano esté? ¿Nos mantendremos a la expectativa, sólo por curiosidad, con la voluntad al mejor postor, como la multitud que quiere ver a Jesús y a Lázaro? Más allá de esto, ¿trataremos de destruir toda prueba de la Persona del Jesús, Hijo de Dios? Que el encuentro con Cristo en la Penitencia y la Eucaristía nos dé paz para darla siempre.

Homilía del jueves 22 de marzo del 2018, V CUARESMA

La libertad es, por una parte, del pecado: Cristo nos libera del mal. Y el otro aspecto de la libertad es para caminar hacia la plenitud de la vida. La Cuaresma no sólo nos pide llegar a la conciencia del Pecado. Nos quedaríamos en una situación dolorosa, saber que somos pecadores y ya. Tampoco es sólo la conversión expresada en el Sacramento de la Penitencia. La Cuaresma es una reiniciación del camino en Cristo, edificando su reinado.

Homilía del martes 20 de marzo, V CUARESMA

Quienes sólo ven en la vida y la religión lo que se cuenta, pesa, mide, caerán siempre en lo mismo, rechazo del verdadero Dios, rechazo a Jesús de Nazaret, Hijo de Dios. No podemos quedar como los judíos, encerrados en las cosas de aquí abajo, en lo material, terrenal. Tenemos que dar un giro grande a nuestra vida toda, incluida nuestra práctica religiosa. En vez de esclavizarnos, usar de lo material para llegar a la eternidad. Ese es el sentido de nuestra conversión cuaresmal. Volvamos la mirada a Cristo Crucificado y dejemos nuestro pecado en Él, levantado para nuestra salvación.

Homilía del martes 27 de febrero de 2018, II CUARESMA

Si buscáramos una expresión que nos diga qué quiere Dios de nosotros, sería que asumamos la responsabilidad personal de la vida y que tomemos en cuenta su Palabra que revela el camino, su voluntad, para encontrar la salvación. No importa lo grave o inmundo del pecado, “vendrán a ser como blanca lana”. La fuerza de Dios es el amor misericordioso. La fuerza del hombre es el dolor y arrepentimiento. Reorientar nuestra vida hacia Cristo, camino de salvación es nuestra Cuaresma, para encontrar la salvación por la edificación de la justicia y la paz.

Homilía del viernes 23 de febrero, I CUARESMA

“¿Acaso quiero yo la muerte del pecador, dice el Señor, y no más bien que enmiende su conducta y viva?”. Tanto el justo como el pecador están llamados a vivir en Alianza permanente con el Señor. Con todo, hemos de recordar que es responsabilidad de cada uno vivir la conversión. No depende de Dios que yo responda o no a su amor; depende de cada uno. No culpemos a Dios si nos alejamos de Él y no le hacemos caso.

Homilía del 16 de febrero de 2018, VIERNES DESPUÉS DE CENIZA

Somos un pueblo en su mayoría bautizado, tenemos en muchos espacios de encuentro de imágenes de la Virgen de Guadalupe: la casa, el trabajo, el transporte, hay quienes se tatúan su imagen. Evitemos tener la doble vida que el profeta rechaza: “el día en que ustedes ayunan encuentran la forma de hacer negocio y oprimen a sus trabajadores… ayunan, sí, para luego reñir y disputar, para dar puñetazos sin piedad”.

Homilía del lunes 11 de diciembre, II ADVIENTO

Esta segunda semana es una preparación para descubrir el verdadero gozo de la vida que está escondida en Dios y que nos llega como regalo en Jesucristo. Es tiempo de misericordia porque el Señor nos entrega la vida, viene a renovar nuestra existencia. Desde nuestra fragilidad, fruto del pecado, podemos levantarnos con su ayuda. Es necesario que nos abramos a su Palabra, que quitemos lo que estorba, que rompamos los muros para ir a su encuentro. Él viene a nosotros, nosotros vayamos hacia Él con decisión y esperanza. No nos detengamos en los brillos del mundo sino que abramos la mente y el corazón a la grandeza de su misericordia, cultivando con Él la vida nueva.

Lecturas del 5 de noviembre del 2017 (Domingo de la Semana 31)

Vamos hoy a buscar de hacer un gesto que haga sentir a ese otro, a alguno, que yo soy su hermano en Cristo. Hagámoslo hoy, y digamos tal vez, solo por hoy. Es así, como de a poco, vamos a ir cambiando nuestra vida. Pidamos a María la fuerza para que haya en nuestra vida verdadera conversión. No pensemos como los fariseos, que son los otros los que tienen que cambiar, todos, tenemos que cambiar.