Lecturas del 12 de abril del 2018 (Jueves de la Segunda Semana de Pascua)

Tal vez alguno de nosotros ha sido enviado por Dios como discípulo, a enseñar, a trasmitir su palabra. A todos, en una ocasión u otra, se nos presentan situaciones en que debemos dar testimonio de nuestra fe. Pero para poder hacerlo, nuestro corazón tiene que estar previamente lleno de Dios. En caso contrario trasmitiremos palabras sin contenido, palabras que no convencerán a nadie. Cada vez que necesitamos trasmitir la Palabra de Dios tenemos que prepararnos. Y prepararnos es pedir a Dios su auxilio. Sólo cuando es el Espíritu de Dios el que inspira las palabras que salen de nuestra boca, pueden llegar a los demás como Palabra de Dios y penetrar el corazón de quienes nos escuchan. Y no caigamos en el error de pensar que para trasmitir la Palabra de Dios hace falta saber mucho, ser muy preparado. Lo que sí hace falta es contar con el auxilio del Espíritu de Dios. Y ese auxilio nos es dado siempre que nosotros lo pedimos lo pedimos con humildad. Por eso, no trasformemos el mensaje de Jesús o su Palabra en una mera transmisión de información, la Palabra de Dios es mucho más que eso.

Lecturas del 11 de Abril del 2018 (Miércoles de la Segunda Semana de Pascua)

A veces creemos que hemos nacido de nuevo, y sin embargo, no caminamos en la verdad, descuidamos ser luz del mundo. No luchamos por ese hombre, que está muy cerca nuestro y sin embargo tan lejos de Dios. Por eso hoy, nos vamos a proponer tratar de ser Luz. Esa luz que ilumine el camino de quienes están a nuestro lado. Para hacerlo, es necesario primero que nos decidamos nosotros a caminar junto a la luz de Cristo. Que este espíritu pascual que inunda nuestras vidas en este tiempo, este espíritu de alegría, sea el modo de comenzar a ser luz en el mundo. Aunque a veces parezca ser muy débil, esa luz va a permanecer si vivimos junto a Cristo.

Lecturas del 5 de Julio del 2017 (Miércoles de la Semana 13)

En el evangelio Jesús libera a unos endemoniados, manda a los demonios a unos cerdos y éstos se ahogan; sin embargo los de la ciudad salieron y le rogaron que se fuera de su territorio, lo único que le piden a Jesús es que se vaya, que los deje en paz. ¿En paz con qué? ¿Qué tipo de paz? No importa. Así actuamos muchas veces nosotros: pensamos que somos buenos, que somos decentes, y cuando Jesús llega cerca nuestro, lo rechazamos, no queremos que se meta en nuestras vidas. Hoy vamos a pedirle al Señor, que no permita que nunca lo rechacemos, que si se acerca a nuestra vida, le abramos, le pidamos que entre y que nos transforme. Que María nuestra madre, nos ayude a abrir nuestro corazón a Dios.

Lecturas del 27 de Abril del 2017 (Jueves de la Segunda Semana de Pascua)

La forma en que debemos hablar es conforme a lo que tenemos adentro. Por tanto, es importante que hagamos el esfuerzo de usar en toda circunstancia un lenguaje adecuado. Debemos poner freno a nuestra lengua porque en caso contrario como dice el Apóstol Santiago en su carta estamos engañando nuestro propio corazón y nuestra religión es vana. El esfuerzo y la tenacidad de nuestra parte y la ayuda de la gracia harán que lo que decimos los discípulos de Jesús, sea digno de Dios. Hoy vamos a pedirle a María que ore con nosotros, para que en todo momento el Espíritu Santo sea el que inspire lo que sale de nuestra boca.

Lecturas del 26 de Abril del 2017 (Miércoles de la Segunda Semana de Pascua)

A veces creemos que hemos nacido de nuevo, y sin embargo, no caminamos en la verdad, descuidamos ser luz del mundo. No luchamos por ese hombre, que está muy cerca nuestro y sin embargo tan lejos de Dios. Por eso hoy, nos vamos a proponer tratar de ser Luz. Esa luz que ilumine el camino de quienes están a nuestro lado. Para hacerlo, es necesario primero que nos decidamos nosotros a caminar junto a la luz de Cristo.

Lecturas del 13 de diciembre del 2016 (Martes de la Tercera Semana de Adviento)

En el evangelio de hoy el padre pide a sus hijos ir a la viña; uno dice que si y no va, el otro dice que no y si va. Ambos hijos, dijeron una cosa e hicieron la contraria, pero el único que contrarió al padre fue el que no hizo lo que se había comprometido a hacer. Si grave es negarse a un deseo paterno, más imperdonable aún es dejar de hacer lo que le hemos prometido. El Dios de Jesús soporta mejor en sus fieles una negativa que la omisión, perdona más fácilmente una mala palabra o un gesto desabrido que el desconocimiento de su voluntad. Hay que tomar en serio la advertencia de Jesús, que es el centro del evangelio de hoy: lo que todos reconocen como pecadores entrarán en el reino de Dios antes que los que todos estimaban como santos.

Lecturas del 7 de Abril de 2016 (Jueves de la Segunda Semana de Pascua)

El mundo brilla de alegría. Se renueva la faz de la tierra. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Esta es la hora en que rompe el Espíritu el techo de la tierra, y una lengua de fuego innumerable purifica, renueva, enciende, alegra las entrañas del mundo. Esta es la fuerza que pone en pie a la Iglesia en medio de las plazas y levanta testigos en el pueblo, para hablar con palabras como espadas delante de los jueces. Llama profunda, que escrutas e iluminas el corazón del hombre: restablece la fe con tu noticia, y el amor ponga en vela la esperanza, hasta que el Señor vuelva.

Lecturas del 6 de Abril del 2016 (Miércoles de la Segunda Semana de Pascua)

¡Alegría!, ¡Alegría!, ¡Alegría! La muerte, en huida, ya va malherida. Los sepulcros se quedan desiertos. Decid a los muertos: “¡Renace la Vida, y la muerte ya va de vencida!” Quien le lloró muerto lo encontró en el huerto, hortelano de rosas y olivos. Decid a los vivos: “¡Viole jardinero quien le viera colgar del madero!” Las puertas selladas hoy son derribadas. En el cielo se canta victoria. Gritadle a la gloria que hoy son asaltadas por el hombre sus “muchas moradas”.

Lecturas del 15 de diciembre de 2015 (Martes de la Tercera Semana de Adviento)

«¿Qué les parece? Un hombre tenía dos hijos y, dirigiéndose al primero, le dijo: “Hijo, quiero que hoy vayas a trabajar a mi viña.” El respondió: “No quiero.” Pero después se arrepintió y fue. Dirigiéndose al segundo, le dijo lo mismo y este le respondió: “Voy, Señor”, pero no fue. ¿Cuál de los dos cumplió la voluntad de su padre?» «El primero», le respondieron. Jesús les dijo: «Les aseguro que los publicanos y las prostitutas llegan antes que ustedes al Reino de Dios. En efecto, Juan vino a ustedes por el camino de la justicia y no creyeron en él; en cambio, los publicanos y las prostitutas creyeron en él. Pero ustedes, ni siquiera al ver este ejemplo, se han arrepentido ni han creído en él.»