Lecturas del 24 de enero del 2018 (Miércoles de la Tercera Semana)

Sigue en el mundo de hoy la siembra de la Palabra. Hay mucha semilla que se desperdicia, pero hay también mucha que va cristalizando en buena cosecha. La semilla del Reino crece donde hay esperanza, donde hay sed de justicia, donde hay compromiso con el prójimo, donde se lucha por la paz. Pero la semilla tiene su tiempo para ser fecundada, para convertirse en espiga, y luego en pan. Por eso también el Señor quiere que pensemos con la necesaria esperanza, es necesario no dejarse abatir, por no obtener frutos inmediatos. El Señor quiere que en esos momentos, insistamos con la oración y pidamos frecuentemente la ayuda del Espíritu Santo. Pidamos hoy a María, ser tierra apta para recibir la semilla de la Palabra y que empiece a germinar.

Lecturas del 27 de enero del 2016 (Miércoles de la Tercera Semana)

Yo he sentido, Señor, tu voz amante, en el misterio de las noches bellas, y en el suave temblor de las estrellas la armonía gocé de tu semblante. No me llegó tu acento amenazante entre el fragor de trueno y de centellas; al ánima llamaron tus querellas como el tenue vagido de un infante. ¿Por qué no obedecí cuando te oía? ¿Quién me hizo abandonar tu franca vía y hundirme en las tinieblas del vacío? Haz, mi dulce Señor, que en la serena noche vuelva a escuchar tu cantinela; ¡ya no seré cobarde, Padre mío! Amén