Lecturas del 12 de Octubre del 2018 (Viernes de la Semana 27)

Tal vez en nuestras vida de cristianos mediocres, hay un demonio mudo, que nos impide jugarnos por Cristo, confesarlo delante de los hombres. Decía Pablo VI, que muchos cristianos estamos poseídos de ese demonio mudo, del miedo, de la falsa prudencia, de la falta de audacia necesaria para dar testimonio de la fe. Somos cristianos sin voz. Y el Señor hoy nos llama a decidirnos por Él, y a recoger con Él, ser vínculos de unión. Para recoger, para unir, se necesita mucha caridad y mucho amor. Es el amor el que une a los que se aman. Para desparramar sólo se necesita dejarse llevar por el egoísmo y la soberbia. Si en nosotros prevalece el Yo, vamos a desunir. Si en nosotros prevalece Jesús, nos estrechamos más con Jesús, y así nos unimos con todos aquellos que están también en Jesús.

Lecturas del 8 de Octubre del 2018 (Lunes de la Semana 27)

En el evangelio de hoy un hombre es asaltado y golpeado, sólo el samaritano lo ayuda. Jesús pregunta ¿quién es el prójimo del hombre asaltado y herido? Mirando desde el necesitado, el prójimo es toda persona que esté cerca, dejando de lado todas las diferencia y distancias que pueda haber. La parábola toma como prójimo al enemigo, de otro pueblo y de otra religión. Y esto nos enseña a nosotros que tenemos que portarnos, como prójimos. Hoy le vamos a pedir al Señor, que nos ayude a ser el prójimo de quien nos necesite, que mueva nuestros corazones para acercarnos con amor a los demás.

Lecturas del 28 de Mayo del 2018 (Lunes de la Octava Semana)

El enemigo más común de la alegría cristiana –que impide descubrir el gran tesoro del Evangelio-, es el apego al dinero y todo el mundo que lo rodea. En el fondo, este hombre “no era libre”. Cuando nuestro corazón está apegado a las cosas del mundo, nos quita nuestra libertad y la posibilidad de entrar en el Reino de Dios. Todos, en mayor o menor grado, tenemos el corazón apegado a algo. No siempre se trata de grandes riquezas, a veces nos aferramos “a lo poco” que tenemos y otras “a la ambición de tener más”. El Señor hoy nos mira a cada uno de nosotros con el mismo amor con que miró a este joven, y nos llama a nosotros como a Él a seguirlo, pero con un corazón desprendido de las cosas del mundo.

Lecturas del 22 de Marzo del 2018 (Jueves de la Quinta Semana de Cuaresma)

Debemos reflexionar sobre la importancia decisiva, y la influencia que debe tener la Palabra de Dios en nuestras vidas. Es la Palabra de Dios la que nos aparta de caer en el error, y la que nos lleva a vivir en la verdad, la que nos aleja del pecado y de la muerte del alma, que es el efecto del pecado, la que ilumina nuestras vidas y nos permite conocer la voluntad de Dios en cada circunstancia. Por eso, en este tiempo de Cuaresma, próximos a la Semana Santa, podemos hacernos el propósito de leer y meditar con más frecuencia y interés la Palabra de Dios para poder llevarla a nuestras obras. Para poder hacerla vida de nuestras vidas.

Lecturas del 20 de Julio del 2017 (Jueves de la Semana 15)

Amo, Señor, tus sendas, y me es suave la carga (la llevaron tus hombros) que en mis hombros pusiste; pero a veces encuentro que la jornada es larga, que el cielo ante mis ojos de tinieblas se viste, que el agua del camino es amarga…, es amarga, que se enfría este ardiente corazón que me diste; y una sombría y honda desolación me embarga, y siento el alma triste hasta la muerte triste… El espíritu débil y la carne cobarde, lo mismo que el cansado labriego, por la tarde, de la dura fatiga quisiera reposar… Mas entonces me miras…, y se llena de estrellas, Señor, la oscura noche; y detrás de tus huellas, con la cruz que llevaste, me es dulce caminar. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Amén.

Lecturas del 17 de enero del 2017 (Martes de la Segunda Semana)

En la vida de los cristianos, la celebración del domingo cobra un sentido y una importancia destacada. su celebración es un acontecimiento central, no por ser un día de descanso, sino por ser el día del Señor, en que se reactualiza el misterio Pascual de Jesucristo y en consecuencia nuestra propia Pascua. Santificar el día del Señor no tiene que significar para nosotros solamente asistir apresuradamente a Misa. Debemos reservar un momento especial para la oración, para la lectura de algún libro de profundización de la fe, de las sagradas Escrituras. El domingo es el día de descanso, pero debemos estar convencidos de que si el cuerpo descansa cuando no trabaja, el alma se cansa con la inacción y goza con la actividad espiritual.

Lecturas del 11 de enero del 2017 (Miércoles de la Primera Semana)

“Todos te andan buscando”. Esta frase tiene hoy la misma vigencia que hace dos mil años. También hoy todos tenemos “hambre” de Dios. Continúan siendo actuales las palabras que San Agustín escribió al comienzo de sus Confesiones: “Nos has creado, Señor, para tí y nuestro corazón no encuentra sosiego hasta que descansa en Ti”. El corazón del hombre está hecho para buscar y amar a Dios. Y el Señor facilita ese encuentro, pues El busca también a cada persona. Hay, han habido y habrán muchos hombres y mujeres en el mundo, pero ni a uno solo de ellos lo deja de llamar el Señor.

Lecturas del 7 de octubre del 2016 (Viernes de la Semana 27)

El Señor hoy nos llama a decidirnos por Él, y a recoger con Él, ser vínculos de unión. Para recoger, para unir, se necesita mucha caridad y mucho amor. Es el amor el que une a los que se aman. Para desparramar sólo se necesita dejarse llevar por el egoísmo y la soberbia. Si en nosotros prevalece el Yo, vamos a desunir. Si en nosotros prevalece Jesús, nos estrechamos más con Jesús, y así nos unimos con todos aquellos que están también en Jesús.

Lecturas del 3 de octubre del 2016 (Lunes de la Semana 27)

El buen samaritano vendó las heridas del hombre que fue asaltado: no delegó a otro el hacer el bien, sino que lo hizo por él mismo. Se sacrificó por el enfermo y cuidó de él. Al posadero se lo dejó recién cuando estuvo mejor y él mismo tenía que irse, pero se hizo cargo de todos los gastos. En el dinero que pagó el buen samaritano al posadero, se mostró su generosidad en los afectos, porque el que es generoso en el dinero lo suele también ser en sus afectos interiores. Cuando un hombre es generoso con su dinero, lo sabe usar para buen fin, no se fija en el dinero ni regatea cuando hay una necesidad humana, como el caso de este buen samaritano, es señal de que tiene un corazón muy grande.

Lecturas del 23 de Mayo del 2016 (Lunes de la Octava Semana)

Dichosos los que oísteis la llamada al pleno seguimiento del Maestro, dichosos cuando puso su mirada y os quiso para amigo y compañero. Dichosos si abrazasteis la pobreza para llenar de Dios vuestras alforjas, para seguirle a él con fortaleza, con gozo y con amor a todas horas. Dichosos mensajeros de verdades, marchando por caminos de la tierra, predicando bondad contra maldades, pregonando la paz contra las guerras. Dichosos, del perdón dispensadores, dichosos, de los tristes el consuelo, dichosos, del los hombres servidores, dichosos, herederos de los cielos. Amén