Lecturas del 30 de Mayo del 2018 (Miércoles de la Octava Semana)

El servicio humilde, oscuro casi siempre, debe ser la nota del verdadero seguidor de Jesús. La ambición es una mala planta que brota y rebrota en el campo de la Iglesia. ¿No hay muchas veces también en nuestra comunidad apetencias por cargos, honores, preminencias? Pidámosle hoy al Señor que en su Iglesia busquemos servir desinteresadamente. Que nuestro servicio sea silencioso, humilde, sincero. Que no busquemos nunca nuestra propia gloria, sino sólo la gloria de Dios.

Lecturas del 7 de Marzo del 2018 (Miércoles de la Tercera Semana de Cuaresma)

Dios creó al hombre y conoce sus necesidades. Los mandamientos no son imposiciones que tratan de limitar nuestra libertad, que son de otra época, son verdaderos caminos de felicidad. Nosotros demasiadas veces buscamos el camino de la FACILIDAD. Y en ese camino, nos proponemos unos cuantos preceptos fundamentales y un mínimo de exigencia morales, y vivimos nuestro cristianismo con eso sólo. Vivimos un cristianismo mezquino. Dejamos de lado algunos mandamientos del Señor, teniéndolos como sin importancia y eso nos hace sentirnos hombres libres, hombres de nuestra época. Y eso nos ocurre porque no hay verdadero amor a Dios. El amor, hay que manifestarlo en los detalles. Sin esos detalles no hay amor. En este tiempo de cuaresma, vamos a pedirle a nuestra madre María que nunca olvidemos las palabras de Jesús, ni tratemos de sacarle valor a los mandamientos antiguos y nuevos del Señor. El cumplimiento por amor de los mandamientos de Dios, es el camino más seguro de la felicidad. Y pidámosle también, que nos dé la fortaleza para no caer en la tentación de acomodar las leyes de Dios a nuestro parecer de hombres.

Lecturas del 22-3-17 (Miércoles de la Tercera Semana de Cuaresma)

Nosotros demasiadas veces buscamos el camino de la facilidad. Y en ese camino, nos proponemos unos cuantos preceptos fundamentales y un mínimo de exigencia morales, y vivimos nuestro cristianismo con eso sólo. Vivimos un cristianismo mezquino. Dejamos de lado algunos mandamientos del Señor, teniéndolos como sin importancia y eso nos hace sentirnos hombres libres, hombres de nuestra época. Y eso nos ocurre porque no hay verdadero amor a Dios. El amor, hay que manifestarlo en los detalles. Sin esos detalles no hay amor.

Lecturas del 25 de Mayo del 2016 (Miércoles de la Octava Semana)

Pues que siempre tan amado fuiste de nuestro Señor, Santiago, apóstol sagrado, sé hoy nuestro protector. Si con tu padre y con Juan pescabas en Galilea, Cristo cambió tu tarea por el misionero afán. A ser de su apostolado pasas desde pescador: por el hervor del gran celo que tu corazón quemaba, cuando Cristo predicaba aquí su reino del cielo, “Hijo del trueno” llamado fuiste por el Salvador. Al ser por Cristo elegido, por él fuiste consolado, viéndole transfigurado, de nieve y de sol vestido y por el Padre aclamado en la cumbre del Tabor. Cuando el primero a su lado en el reino quieres ser, Cristo te invita a beber su cáliz acibarado; y tú, el primero, has sellado con tu martirio el amor. En Judea y Samaría al principio predicaste, después a España llegaste, el Espíritu por guía, y la verdad has plantado donde reinaba el error.

Lecturas del 2 de Marzo del 2016 (Miércoles de la Tercera Semana de Cuaresma)

Ya muy cercano, Emmanuel, hoy te presiente Israel, que en triste exilio vive ahora y redención de ti implora. Ven ya, del cielo resplandor, Sabiduría del Señor, pues con tu luz, que el mundo ansía, nos llegará nueva alegría. Llegando estás, Dios y Señor, del Sinaí legislador, que la ley santa promulgaste y tu poder allí mostraste. Ven, Vara santa de Jesé, contigo el pueblo a lo que fue volver espera, pues aún gime bajo el cruel yugo que lo oprime. Ven, Llave de David, que al fin el cielo abriste al hombre ruín que hoy puede andar libre su vía, con la esperanza del gran día. Aurora tú eres que, al nacer, nos trae nuevo amanecer, y, con tu luz, vive esperanza el corazón del hombre alcanza. Rey de la gloria, tu poder al enemigo ha de vencer, y, al ayudar nuestra flaqueza, se manifiesta tu grandeza. Amén.

Lecturas del 30 de octubre de 2015 (Viernes de la Semana 30)

Un sábado, Jesús entró a comer en casa de uno de los principales fariseos. Ellos lo observaban atentamente. Delante de él había un hombre enfermo de hidropesía. Jesús preguntó a los doctores de la Ley y a los fariseos: «¿Está permitido curar en sábado o no?» Pero ellos guardaron silencio. Entonces Jesús tomó de la mano al enfermo, lo curó y lo despidió. Y volviéndose hacia ellos, les dijo: «Si a alguno de ustedes se le cae en un pozo su hijo o su buey, ¿acaso no lo saca en seguida, aunque sea sábado?» A esto no pudieron responder nada.