Lecturas del 4 de Julio de 2018 (Miércoles de la Semana 13)

Nosotros pensamos que somos buenos, que somos decentes, y cuando Jesús llega cerca nuestro, somos fríos, le pedimos con nuestro desamor que se vaya. No lo echamos, no, pero con mucha cortesía, de muy buenas maneras, lo rechazamos, no queremos que se meta en nuestras vidas. Hoy vamos a pedirle al Señor, que no permita que nunca lo rechacemos, que si se acerca a nuestra vida, le abramos, le pidamos que entre y que nos transforme. Que María nuestra madre, nos ayude a abrir nuestro corazón a Dios.