¿Por qué debemos escuchar las lecturas y la homilía? es nuestro derecho recibir con abundancia el tesoro de la Palabra de Dios, el Papa en su audicencia

Cada uno de nosotros cuando va a misa tiene el derecho de recibir abundantemente la Palabra de Dios bien leída, bien dicha y después bien explicada en la homilía. ¡Es un derecho! Y cuando la Palabra de Dios no está bien leída, no es predicada con fervor por el diácono, por el sacerdote o por el obispo, se falta a un derecho de los fieles. Nosotros tenemos el derecho de escuchar la Palabra de Dios. El Señor habla para todos, pastores y fieles. Él llama al corazón de cuantos participan en la misa, cada uno en su condición de vida, edad, situación. El Señor consuela, llama, suscita brotes de vida nueva y reconciliada. Y esto, por medio de su Palabra. ¡Su Palabra llama al corazón y cambia los corazones!

El Espíritu Santo es el que nos guía

«Éste es el camino de la Iglesia hasta hoy. Y, cuando el Espíritu nos sorprende con algo que parece nuevo o que ‘nunca se había hecho así’ – se debe hacer así’ – piensen en el Vaticano II, en las resistencias que tuvo el Concilio Vaticano II. Y digo esto porque es el más cercano a nosotros. Cuántas resistencias: ‘pero no…’ Aún hoy, resistencias que siguen de alguna forma. Y el Espíritu va adelante. Y el camino de la Iglesia es éste: reunirse, unirse juntos, escucharse, discutir, rezar y decidir. Y ésta es la llamada sinodalidad de la Iglesia, en la cual se expresa la comunión de la Iglesia. Y ¿qué hace la comunión? ¡Es el Espíritu! Otra vez es el protagonista. ¿Qué nos pide el Señor? Docilidad al Espíritu. ¿Qué nos pide el Señor? No tengamos miedo, cuando vemos que es el Espíritu el que nos llama»

Lecturas del 25 de septiembre de 2015 (Viernes de la Semana 25)

SANTORAL: Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás, Los Mártires de Canadá Lectura de la profecía de Ageo 1, 15b-2, 9 El segundo año del rey Darío, el día veintiuno del séptimo mes, la palabra del Señor llegó, por medio del profeta Ageo, en estos términos: «Di a Zorobabel, hijo de Sealtiel, gobernador de Judá, …

Debemos cuidarnos de la tentación del «servicio» que «se» sirve de los otros, Papa Francisco en su segundo día en Cuba

El Papa Francisco presidió su primera Misa en Cuba ante cientos de miles de personas reunidas en la Plaza de la Revolución de La Habana. En su homilía reflexionó sobre el sentido del servicio cristiano, recordó que no se sirve a ideas sino a personas y solo quien sirve puede “ser grande”. En presencia de …