Homilía del sábado 14 de abril de 2018, II PASCUA

¿Qué sucede inmediatamente después de la Pascua Judía? Viene el paso del mar rojo. Jesús emprende un nuevo Éxodo con nosotros. Nos da el Bautismo y la Eucaristía, y nos conduce de inmediato, caminando con nosotros, hacia el punto definitivo que es el Padre: “Ellos quisieron recogerlo a bordo y rápidamente la barca tocó tierra en el lugar a donde se dirigían”.

Lecturas del 14 de Abril del 2018 (Sábado de la Segunda Semana de Pascua)

Después de la multiplicación del pan, Jesús embarca a sus discípulos y se retira a orar. Dios nos obliga por decirlo así, muchas veces a entrar en la barca e ir a la otra orilla, cómo a los apóstoles, solos, entre los vientos y las olas; nos obliga a entrar en la prueba, para que nosotros mismos veamos hasta dónde llegan nuestras fuerzas y hasta dónde las fuerzas de Dios y desterremos todo aquello que nos aleja del verdadero proyecto que Dios tiene para cada uno de nosotros. Sin embargo, sigue aún en esos momentos a nuestro lado y aprovecha algún momento para venir hacia nosotros, calmar el mar y darnos tranquilidad. Pidamos hoy al Señor que si en algún momento de nuestra vida no seguimos su proyecto y tiene que impulsarnos a subir a nuestra barca y luchar, no nos deje solos, que venga en nuestra ayuda, que contemos con Él .