Lecturas del jueves 11 de enero del 2018 (Primera Semana tiempo ordinario)

El Señor nos espera para limpiarnos cuando recurrimos a la confesión, tenemos que dejar de lado la vergüenza para que así podamos iluminados por el Espíritu Santo, ver todo lo que nos aleja de Dios, y pedirle a él sincera y humildemente perdón. El Señor, siempre nos va a decir, como al leproso, quiero, queda limpio. Debemos recurrir al Señor con arrepentimiento, con humildad. Y también como el leproso, cuando el Señor nos cura, cuando nos perdona, deberíamos tener la necesidad de proclamar la maravilla que el Señor obró en nosotros, deberíamos agradecer a Dios sus favores.