Lecturas del 6 de Junio del 2018 (Miércoles de la Novena Semana)

En el Credo rezamos: “Creo en la resurrección de los muertos”, que significa creer en la resurrección de los muertos al fin de los tiempos, y creer en la vida eterna. Esta resurrección se refiere a todo el hombre, y por tanto, también de su cuerpo. San Juan, en el Apocalipsis nos dice que los resucitados para la Gloria no tendrán hambre ni sed, ni caerá sobre ellos el sol ni ardor alguno. Esta fé también debe ser un aliciente para vivir siempre como hijos de Dios, por amor a Jesús y esperando la recompensa eterna que el Señor prometió a los que guardan su palabra.

Lecturas del 6 de noviembre del 2016 (Domingo de la Semana 32)

…como los saduceos aceptaban los primeros libros de la biblia, Jesús les da una segunda respuesta a los saduceos. Les dice que no sólo tienen una idea equivocada de la resurrección, sino que además no se fijan bien en la Sagrada Escritura. En el libro del Éxodo, Dios se le revela a Mosiés como: Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob. Es la afirmación clara y neta de la certeza de la resurrección. Si Abraham, Isaac y Jacob, estuviesen muertos definitivamente, esas fórmulas serían irrisorias. Jesús dice: Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos, porque todos tienen vida en El. Nuestros difuntos viven por Dios.