Homilía del martes 19 de diciembre de 2017, III ADVIENTO

En esta tercera semana de Adviento demos un paso más en nuestra conversión. Pasemos de lo exterior a lo interior, de lo superficial a lo profundo, de lo material a lo espiritual. Purifiquemos nuestro diálogo con el Señor. Escuchemos más al Señor, vaciemos nuestro corazón de dudas, palabrería que bloquea nuestro encuentro con Él, condiciones que le queramos poner a nuestra respuesta. Eso estorba. Allanemos el camino para encontrarnos con el Señor.

Lecturas del 13 de Septiebre del 2016 (Martes de la Semana 24)

Estos que van vestidos de blancas vestiduras, ¿quiénes son, y de dónde han venido? Todos estos que ciñen llameantes laureles han venido del fondo de la tribulación. Todos estos lavaron sus vestidos de boda en los ríos de sangre del Cordero de Dios. Estos que van vestidos de blancas vestiduras, ¿quiénes son, y de dónde han venido? Son las gentes con hambre que jamás tendrán hambre, los sedientos que nunca sentirán ya la sed. Los abreva el Cordero con el agua de vida; los asume en su muerte; resucitan con él. Estos que van vestidos de blancas vestiduras, ¿quiénes son, y de dónde han venido? Han venido del llanto para ser consolados; han salido del fuego y han buscado el frescor. El Señor les enjuga con sus manos las lágrimas, con sus manos les guarda contra el fuego del sol. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Por los siglos. Amén

Lecturas del 6 de Septiembre del 2016 (Martes de la Semana 23)

Hoy que sé que mi vida es un desierto, en el que nunca nacerá una flor, vengo a pedirte, Cristo jardinero, por el desierto de mi corazón. Para que nunca la amargura sea en mi vida más fuerte que el amor, pon, Señor, una fuente de alegría en el desierto de mi corazón. Para que nunca ahoguen los fracasos mis ansias de seguir siempre tu voz, pon, Señor, una fuente de esperanza en el desierto de mi corazón. Para nunca busque recompensa al dar mi mano o al pedir perdón, pon, Señor, una fuente de amor puro en el desierto de mi corazón. Para que no me busque a mí cuando te busco y no sea egoísta mi oración, pon tu cuerpo, Señor, y tu palabra en el desierto de mi corazón. Amén

Lecturas del 12 de Julio del 2016 (Martes de la Semana 15)

Dame, Señor, la firme voluntad, compañera y sostén de la virtud; la que sabe en el golfo hallar quietud y, en medio de las sombras, claridad; la que trueca en tesón la veleidad, y el ocio en perennal solicitud, y las ásperas fiebres en salud, y los torpes engaños en verdad. Y así conseguirá mi corazón que los favores que a tu amor debí le ofrezcan algún fruto en galardón… Y aún tú, Señor, conseguirás así que no llegue a romper mi confusión la imagen tuya que pusiste en mí.