Lecturas del 4 de Mayo del 2018 (Viernes de la Quinta Semana de Pascua)

El Señor no nos dijo que se nos va a identificar por la cruz o la medalla que llevemos en el cuello, ni por las imágenes que tengamos en casa, ni por las peregrinaciones que hagamos a algún santuario, ni por nuestro certificado de bautismo, ni por pertenecer a un movimiento o un grupo, ni por los carismas espirituales, o el don de lenguas o el de curaciones. Todas esas cosas son buenas en sí, si se las usa bien, pero no son lo esencial de nuestra fe. Al cristiano no se lo distingue por alguna señal exterior. Sólo se lo distingue por el amor al prójimo, hasta lo último, a ejemplo de Jesús.

Lecturas del 4 de Mayo del 2016 (Miércoles de la Sexta Semana de Pascua)

A nuestros corazones la hora del Espíritu ha llegado, la hora de los dones y del apostolado: lenguas de fuego y viento huracanado. Oh Espíritu, desciende, orando está la Iglesia que te espera; visítanos y enciende, como la vez primera,
los corazones en la misma hoguera. La fuerza y el consuelo, el río de la gracia y de la vida derrama desde el cielo; la tierra envejecida renovará su faz reverdecida. Gloria a Dios, uno y trino: al Padre creador, al Hijo amado, y Espíritu divino
que nos ha regalado; alabanza y honor le sea dado. Amén