Lecturas del 11 de Septimbre del 2018 (Martes de la Semana 23)

Debemos dedicar a la oración determinados momentos en el día, y en la semana, momentos en que nos dediquemos a la oración y a la meditación de la Palabra de Dios de un modo exclusivo e intensivo. Esos deben ser los momentos fuertes de nuestra vida , donde vivamos nuestra relación con Dios de un modo consciente, profundo e intenso. Cuanto mayores sean los problemas que nos preocupen, y las angustias que nos apenen, tanto más y mejor debe ser nuestra oración.

Homilía del miércoles 20 de junio de 2018, XI ORDINARIO

Somos superficiales, nos preocupa lo secundario. Al celebrar Sacramentos, atendemos más al escenario que a otra cosa: adorno, música, vestido, etc. En nuestras tradiciones, resaltamos lo externo: música, juegos pirotécnicos, adornar al santo, procesiones. Todo muy bueno pero si nos aleja del Señor es contraproducente. La clave que nos indica que obedecemos al Espíritu es la caridad. Además de los enfermos, hay muchos descartados destinatarios de esta acción; para encontrar a alguien necesitad no tenemos pretexto. Oremos ayunando y danto limosna.

Homilía del jueves 15 de marzo de 2018, IV SEMANA DE CUARESMA

Si queremos hacer el ayuno que Dios quiere, hemos de comenzar por reconocer qué tan alejados estamos de Dios. De qué hemos llenado nuestra religiosidad, y decidirnos a quitar todo aquello que nos aleja más de lo que nos acerca a Él. Si queremos hacer la oración que el Señor quiere, hemos de volver nuestro rosto directamente hacia Él, hablarle claro y dejar que Él nos hable al corazón, con su Palabra y sus Sacramentos, que son los signos de su salvación. Si queremos hacer la limosna que Él nos indica, busquemos la justicia, la caridad y la atención al verdaderamente necesitado.

Lecturas del 27 de Mayo del 2017 (Sábado de la Sexta Semana de Pascua)

“Pidan y recibirán”, nos dice Jesús en este Evangelio. Repetidas veces el Señor nos invita a que pidamos al Padre. En nuestra oración debe manifestarse: HUMILDAD, ya que cuando pedimos algo, pedimos porque lo necesitamos y a alguien que puede darnos lo que necesitamos, CONFIANZA en ese Padre que nos ama y quiere darnos lo mejor, PERSEVERANCIA para mostrar con nuestra insistencia lo importante que es para nosotros aquello que pedimos y, DISPONIBILIDAD para estar dispuestos a que se cumpla la voluntad de Dios aunque no coincida con la nuestra.

Lecturas del 10 de Agosto del 2016 (Miércoles de la Semana 19)

¡Líbrame de esta carne de pecado de la que siento en alas desasirme, Señor, que, en una cruz, por redimirme, diste todo en la llaga del costado! ¿Y volaré, para volver atado a mi antigua enemiga?; ¿andaré firme el día que otra vez vuelva a vestirme de la túnica inútil del pasado? Vivo en la fe, y el alma no se atreve a pedir verte sólo en lo inefable, sólo en aliento y en blancor de nieve. ¡Otra vez lo corpóreo, lo palpable! ¡Que mi segunda carne sea leve! ¡Dame, Señor, la vida perdurable! Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu, por los siglos de los siglos. Amén

Confiar en la Palabra de Dios para experimentar su eficacia en la vida: Papa Francisco

«No tienen vino» ¿Cómo es posible celebrar la boda y hacer fiesta si falta el vino? El agua es necesaria para vivir, pero el vino expresa la abundancia del banquete y la alegría de la fiesta. Es una fiesta de bodas en la cual falta el vino; los nuevos esposos pasan vergüenza, sienten vergüenza y se avergüenzan de esto. …imaginen terminar una fiesta de bodas bebiendo te; sería una vergüenza. El vino es necesario para la fiesta.
«Hagan todo lo que él les diga». Servir al Señor significa escuchar y poner e práctica su Palabra. Es la recomendación simple pero esencial de la Madre de Jesús y es el programa de vida del cristiano. Para cada uno de nosotros, sacar de las tinajas equivale a confiar en la Palabra de Dios para experimentar su eficacia en la vida.