Lecturas del 1 de Junio del 2018 (Viernes de la Octava Semana)

Todo tiempo debe ser bueno para dar frutos. No podemos esperar circunstancias especiales para santificarnos. Dios se acerca a nosotros buscando buenas obras en la enfermedad, en el trabajo ordinario, cuando hay exceso de quehaceres, en el tiempo ordenado y tranquilo, en vacaciones, en el fracaso: en todas las circunstancias porque Él nos da las gracias convenientes. “¡Hay que moverse, hijos míos, hay que hacer! Con valor, con energía, con alegría de vivir, porque el amor echa lejos de sí el temor (Juan, 4, 18) con audacia, sin timideces… No olvidéis que, si se quiere, todo sale: Dios no niega su ayuda al que hace lo que puede” (SAN JOSEMARIA ESCRIVÁ, Carta 6-V- 1945)

Lecturas del 1 de Junio del 2017 (Jueves de la Séptima Semana de Pascua)

Desde hace siglos la Iglesia está extendida por todo el mundo, y los cristianos somos personas de todas las razas y todas las condiciones sociales, este carácter universal es lo que hace que llamemos a la Iglesia: CATÓLICA. Pero la catolicidad de la Iglesia no depende de su extensión geográfica, aunque este sea un signo visible y una característica que nos ayude a creer en ella. La Iglesia ya era Católica en Pentecostés; nace Católica con el sacrificio de Jesús en la Cruz para la salvación de todos los hombres, y con la venida del Espíritu Santo.