Lecturas del martes 9 de enero del 2018 (Primera Semana tiempo ordinario)

Dice el evangelio que Jesús exponía su doctrina con autoridad. Esa autoridad surge de su vida, porque Cristo vivía lo que exponía. Esto nos enseña que para predicar con autoridad, hay que vivir en conformidad con lo que se predica. Nosotros debemos vivir lo que decimos y hablar de lo que vivimos. No podemos hablar de la fe, si no vivimos en plenitud la fe. No podemos pensar que somos discípulos de Jesús, si Él no es nuestro modelo. La autoridad para hablar de Dios y de su Reino, nos la da nuestra vida. Si nuestra vida no es acorde con lo que decimos, no podremos convencer a nadie. Por eso los padres, los educadores, tenemos una gran responsabilidad, porque la educación que trasmitimos a nuestros hijos, o a nuestros alumnos, no es lo que les decimos sino lo que somos.

Lecturas del 30 de Octubre del 2017 (Lunes de la Semana 30)

Nos domina la sensibilidad cuando un afecto se convierte en pasión. Cuando lo que nos domina es lo sensible, no podemos juzgar correctamente ni actuar con libertad. Cuando nos domina lo sensible, decimos que una persona tiene razón, porque la queremos con amor sensible, y decimos que la otra no tiene razón porque no la soportamos. Cuando nos domina el sentimiento rezamos porque nos sentimos bien, y no rezamos si no creemos que no estamos con ánimo para hacerlo. Cuando nos domina lo sensible no estamos de pie, nos arrastramos. Cada uno de nosotros debemos aspirar a ser lo que Dios espera de nosotros y Él espera que seamos hombres de pie y divinizados. Por eso hoy vamos a pedirle a la Virgen que Jesús nos cure como a la mujer del evangelio para que podamos vivir con la mirada en Dios, de pie.