Lecturas del 2 de Julio del 2018 (Lunes de la Semana 13)

Todos hemos recibido una llamada a conocer a Dios, una invitación a tener un trato personal con El…, a la oración. Una llamada a hacer de Cristo el centro de nuestras vidas, a seguirle. A tomar siempre las decisiones tomando en cuenta su querer. Una llamada a conocer a los demás hombres como personas e hijos de Dios, y por lo tanto a superar nuestros egoísmos, y a amar y preocuparnos por nuestro prójimo.

Lecturas del 2 de Julio del 2016 (Sábado de la Semana 13)

Señor, tú eres santo: yo adoro, yo creo; tu cielo es un libro de páginas bellas, donde en noches tranquilas mi símbolo leo, que escribe tu mano con signos de estrellas. En vano con sombras el caos se cierra: tú miras al caos, la luz nace entonces; tú mides las aguas que ciñen la tierra, tú mides los siglos que muerden los bronces. El mar a la tierra pregunta tu nombre, la tierra a las aves que tienden su vuelo; las aves lo ignoran; preguntan al hombre, y el hombre lo ignora; pregúntalo al cielo. El mar con sus ecos ha siglos que ensaya formar ese nombre; y el mar no penetra misterios tan hondos, muriendo en la playa, sin que oigan los siglos o sílaba o letra. Señor, tú eres santo; y te amo, yo espero; tus dulces bondades cautivan el alma; mi pecho gastaron con diente de acero los gustos del mundo, vacíos de calma. Concede a mis penas la luz de bonanza, la paz a mis noches, la paz a mis días; tu amor a mi pecho, tu fe y tu esperanza, que es bálsamo puro que al ánima envías. Amén