Lecturas del 30 de Noviembre del 2017 (Jueves de la Semana 34)

A los que el Señor llama “especialmente” a dejarlo todo para seguirlo y ser pescadores de hombres, Dios les da esa “vocación”. La vocación no se inventa, se recibe de Dios. Y ese llamado, esa vocación, es en primer lugar para estar al lado de Jesús, para gozar de su intimidad. Sólo después se puede salir a “pescar” hombres, porque se necesita compartir el gozo de estar junto a Jesús, atrayendo otros hombres hacia Él. Nadie nace pescador de hombres, es el Señor el que hace pescadores de hombres.

Lecturas del 3 de Mayo del 2017 (Miércoles de la Terera Semana de Pascua)

Termina hoy el pasaje del Evangelio con las esperanzadoras palabras del Señor: “Si ustedes me piden algo en mi Nombre, yo lo haré”. Vamos a pedir hoy al Señor que aumente nuestra fe. Que vivamos confiados en que Él es el Camino, la Verdad y la Vida, y que si nos decidimos a recorrer ese Camino en la tierra, alcanzaremos también nosotros la vida eterna.

Lecturas del 30 de noviembre del 2016 (Miércoles de la 1a semana de Adviento)

Hoy celebramos la fiesta de San Andrés, apóstol, y pedimos al Señor, especialmente que llame hoy también a muchos jóvenes a seguirlo desde el sacerdocio y la vida consagrada Jesús no es un profeta solitario, que deja alguno que otro discípulo y desaparece. Él pretende formar una comunidad que siga anunciando el reino de Dios; que proclame la salvación hasta que él vuelva a recoger a los suyos. Y “quiere” asociar a otros hombres a su obra. Él los llama y ellos, dejándolo todo, lo siguen sin dudar. Llama a los que quiere… Quien elige es Jesús. Jesús que llama,… Jesús que invita a seguirlo.

Lecturas del 3 de Mayo del 2016 (Martes de la Sexta Semana de Pascua)

Cuando la luz del día está en su cumbre, eres, Señor Jesús, luz y alegría de quienes en la fe y en la esperanza celebran ya la fiesta de la vida. Eres resurrección, palabra y prenda de ser y de vivir eternamente; sembradas de esperanzas nuestras vidas, serán en ti cosecha para siempre. Ven ya, Señor Jesús, Salvador nuestro, de tu radiante luz llena este día, camino de alegría y de esperanza, real acontecer de nueva vida. Concédenos, oh Padre omnipotente, y tú, Hijo amado y Señor nuestro, por obra del Espíritu enviado, vivir ya de la fiesta de tu reino. Amén

Lecturas del 30 de noviembre de 2015 (Lunes de la 1a Semana de Adviento)

Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvado. Con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con la boca se confiesa para obtener la salvación. Así lo afirma la Escritura: El que cree en él, no quedará confundido. Porque no hay distinción entre judíos y los que no lo son: todos tienen el mismo Señor, que colma de bienes a quienes lo invocan. Ya que todo el que invoque el nombre del Señor se salvará. Pero, ¿como invocarlo sin creer en él? ¿Y cómo creer, sin haber oído hablar de él? ¿Y cómo oír hablar de él, si nadie lo predica? ¿Y quiénes predicarán, si no se los envía? Como dice la Escritura: ¡Qué hermosos son los pasos de los que anuncian buenas noticias! Pero no todos aceptan la Buena Noticia. Así lo dice Isaías: Señor, ¿quién creyó en nuestra predicación? La fe, por lo tanto, nace de la predicación y la predicación se realiza en virtud de la Palabra de Cristo.
Yo me pregunto: ¿Acaso no la han oído? Sí, por supuesto: Por toda la tierra se extiende su voz y sus palabras llegan hasta los confines del mundo.

Lecturas del 28 de octubre de 2015 (Miércoles de la Semana 30)

Jesús se retiró a una montaña para orar, y pasó toda la noche en oración con Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos y eligió a doce de ellos, a los que dio el nombre de Apóstoles: Simón, a quien puso el sobrenombre de Pedro, Andrés, su hermano, Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago, hijo de Alfeo, Simón, llamado el Zelote, Judas, hijo de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor.