Lecturas del 24 de enero del 2018 (Miércoles de la Tercera Semana)

Sigue en el mundo de hoy la siembra de la Palabra. Hay mucha semilla que se desperdicia, pero hay también mucha que va cristalizando en buena cosecha. La semilla del Reino crece donde hay esperanza, donde hay sed de justicia, donde hay compromiso con el prójimo, donde se lucha por la paz. Pero la semilla tiene su tiempo para ser fecundada, para convertirse en espiga, y luego en pan. Por eso también el Señor quiere que pensemos con la necesaria esperanza, es necesario no dejarse abatir, por no obtener frutos inmediatos. El Señor quiere que en esos momentos, insistamos con la oración y pidamos frecuentemente la ayuda del Espíritu Santo. Pidamos hoy a María, ser tierra apta para recibir la semilla de la Palabra y que empiece a germinar.

Lecturas del 24 de enero del 2017 (Martes de la Tercera Semana)

En la lectura de hoy alguien le dice a Jesús que allí están esperando su madre y sus hermanos para hablar con él, señala a sus discípulos y dice: estos son: mi hermano, mi hermana y mi madre, porque cumplen la voluntad de mi Padre. Jesús nos muestra el camino para ser su familia, para ser sus hermanos: cumplir los mandamientos, en especial el mandamiento del AMOR. Sólo cuando en nuestra vida y en nuestro actuar está presente el amor a Dios y a nuestros hermanos, nos convertimos en familia de Jesús.

Lecturas del 24 de enero del 2016 (Domingo de la Tercera Semana)

La ley del Señor es perfecta, reconforta el alma; el testimonio del Señor es verdadero, da sabiduría al simple. Los preceptos del Señor son rectos, alegran el corazón; los mandamientos del Señor son claros, iluminan los ojos. La palabra del Señor es pura, permanece para siempre; los juicios del Señor son la verdad, enteramente justos. ¡Ojalá sean de tu agrado las palabras de mi boca, y lleguen hasta ti mis pensamientos, Señor, mi Roca y mi redentor!