Lecturas del 6 de Mayo del 2018 (Domingo de la Sexta Semana de Pascua)

Jesús no sólo nos presenta el modelo de amor que debemos tener sino también la medida: COMO YO LOS HE AMADO. Jesús nos amó hasta dar su vida. Los cristianos debemos amarnos hasta dar nuestra propia vida. Es la única manera de mostrar que somos discípulos y amigos de Jesús. Para el cristiano hay un único mandamiento que resume todos y los actualiza, es el amar a Dios. Y ese amor a Dios se pone de manifiesto a través del amor al prójimo. No hay otra manera de llegar a Dios ni de ser discípulos de Jesús. No existe manera de corresponder al amor de Dios si ese amor excluye el amor a los hombres. Es una ilusión creer que se ama a Dios, sin que ese amor este acompañado por un amor a los hombres.

Lecturas del 5 de Mayo del 2018 (Sábado de la Quinta Semana de Pascua)

Ya lo decía hace muchos siglos San Agustín: “En otros tiempos se incitaba a los cristianos a renegar de Cristo; ahora se enseña a los mismos a negar de Cristo. Entonces se impelía, ahora se enseña; entonces se usaba de la violencia, ahora de insidias; entonces se oía rugir al enemigo; ahora, presentándose con mansedumbre, difícilmente se lo advierte”. Ahora, la fe del Cristiano dicen que es oscurantismo. La castidad del cristiano, hombre o mujer, una anomalía. El perdón de los agravios y el amor a los enemigos, una debilidad. La oración, el amor de Dios, son actitudes ineficaces y desusadas. Se trata de una persecución, que si bien no es sangrienta, no por ello es menos malintencionada.

Lecturas del 6 de Mayo del 2017 (Sábado de la Tercera Semana de Pascua)

El Papa San Juan Pablo II nos alienta: “busquen a Jesús esforzándose en conseguir una fe personal profunda que informe y oriente sus vidas; pero sobre todo que sea vuestro compromiso y vuestro programa amar a Jesús, con un amor sincero, auténtico y personal. Él debe ser vuestro amigo y vuestro apoyo en el camino de la vida. Sólo Él tiene palabras de vida eterna”. La fe no es ante todo una “enseñanza”. Casi podría decirse que es un “compromiso”, un “requerimiento”: nos desafía a elegir. Muchos discípulos se van, pero en los apóstoles, crece la fidelidad. Vamos a proponernos hoy luchar en todo momento, con espíritu alegre, para acercarnos cada día un poco más a Dios. De amar cada vez más a Jesús.

Lecturas del 5 de Mayo del 2016 (Jueves de la Sexta Semana de Pascua)

En esta luz del nuevo día que me concedes, oh Señor, dame mi parte de alegría y haz que consiga ser mejor. Dichoso yo, si al fin del día un odio menos llevo en mí, si una luz más mis pasos guía y si un error más yo extinguí. Que cada tumbo en el sendero me vaya haciendo conocer cada pedrusco traicionero que mi ojo ruin no supo ver. Que ame a los seres este día, que a todo a trance ame la luz, que ame mi gozo y mi agonía, que ame el amor y ame la cruz.

Lecturas del 2 de Mayo del 2016 (Lunes de la Sexta Semana de Pascua)

Ven, Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo. Padre amoroso del pobre; don, en tus dones espléndido; luz que penetra las almas; fuente del mayor consuelo. Ven, dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo, tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego, gozo que enjuga las lágrimas reconforta en los duelos. Entra hasta el fondo del alma, divina luz, y enriquécenos. Mira el vacío del hombre, si tú le faltas por dentro; mira el poder del pecado, cuando no envías tu aliento. Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo, lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo, doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero. Reparte tus siete dones, según la fe de tus siervos; por tu bondad y gracia, dale al esfuerzo su mérito; salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno. Amén