Lecturas del 9 de Marzo del 2018 (Viernes de la Tercera Semana de Cuaresma)

El cristiano por sobre todas las normas antepone el amor. Las normas son simplemente para ayudarnos a vivir como Dios quiere. El amor cristiano es ese amor que intenta parecerse al amor de Cristo. En este tiempo de cuaresma, examinemos hoy cómo estamos en el amor. Porque muchas veces vivimos un cristianismo donde prevalecen las fórmulas pero falta el amor, y entonces estamos viviendo un cristianismo sin Cristo. Queremos llegar a la Pascua como hombres y mujeres nuevos, por eso intentemos identificarnos con Cristo en el amor.

Lecturas del 9 de febrero del 2018 (Viernes de la Quinta Semana)

En el Bautismo recibimos la responsabilidad de no dejar que nadie pierda su fe ante la avalancha de ideas y de errores doctrinales y morales a los que frecuentemente estamos sometidos. Cada cristiano debe ser testimonio de buena doctrina, testigo -no solo con el ejemplo: también con la palabra- del mensaje evangélico. Y debemos aprovechar cualquier oportunidad que se nos presente, con nuestros familiares, con nuestros amigos, compañeros y vecinos. También con aquellas personas con quienes por casualidad compartimos un viaje o un encuentro circunstancial. Pidamos a María que, por la gracia del Bautismo, nos inspire para que si nuestros oídos permanecen abiertos y podemos hablar correctamente, con frecuencia durante nuestra vida nos convirtamos en verdaderos apóstoles del Señor.

Lecturas del 24 de Marzo del 2017 (Viernes de la Tercera Semana de Cuaresma)

El cristiano por sobre todas las normas antepone el amor. Las normas son simplemente para ayudarnos a vivir como Dios quiere. El amor cristiano es ese amor que intenta parecerse al amor de Cristo. En este tiempo de cuaresma, examinemos hoy cómo estamos en el amor. Porque muchas veces vivimos un cristianismo donde prevalecen las fórmulas pero falta el amor, y entonces estamos viviendo un cristianismo sin Cristo. Queremos llegar a la Pascua como hombres y mujeres nuevos, por eso intentemos identificarnos con Cristo en el amor.

Lecturas del 4 de Marzo del 2016 (Viernes de la Tercera Semana de Cuaresma)

Vivo sin vivir en mí, y, tan alta vida espero, que muero porque no muero. Vivo yo fuera de mí, después que muero de amor, porque vivo en el Señor, que me quiso para sí. Cuando el corazón le dí, puso en él este letrero: “Que muero porque no muero”. Esta divina prisión del amor en que yo vivo ha hecho a Dios mi cautivo, y libre mi corazón. Y causa en mí tal pasión ver a Dios mi prisionero, que muero porque no muero. ¡Ay, qué larga es esta vida!, ¡Qué duros estos destierros!, ¡Esta cárcel, estos hierros, en que el alma está metida! Sólo esperar la salida me causa dolor tan fiero, que muero porque no muero. Mira que el amor es fuerte; vida, no me seas molesta; mira que sólo te resta, para ganarte, perderte. Venga ya la dulce muerte, venga el morir muy ligero,que muero porque no muero. Aquella vida de arriba, que es la vida verdadera, hasta que esta vida muera, no se goza estando viva. Muerte, no me seas esquiva; viva muriendo primero, que muero porque no muero. Vida, ¿qué puedo yo darle a mi Dios que vive en mí, si no es perderte a ti, para mejor a él gozarle? Quiero muriendo alcanzarle, pues a él sólo es al que quiero: Que muero porque no muero. Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.