home Homilías HOMILÍA DE LA MISA CRISMAL, jueves 13 de abril de 2017

HOMILÍA DE LA MISA CRISMAL, jueves 13 de abril de 2017

Is 61, 1-3. 6, 8-9; Sal 88; Ap 1, 5-8; Lc 4, 16-21.
Elegido, ungido y enviado. Este es el núcleo en la vida del sacerdote Jesucristo que se cumple en quienes él mismo, en comunión con su Padre, elige, unge y envía. Y aquí estamos nosotros, hermanos sacerdotes, viviendo este gozo. No podemos, cada uno de nosotros, apropiarnos ni el origen, ni el sentido ni la acción de este maravilloso misterio. Lo hemos de acoger, aprender y vivir del Señor Jesús, único, sumo y eterno sacerdote.

La elección ha sido, seguramente, un algo que tiene de misterioso y de obvio, de secreto y de público. No supimos cómo Él nos llamó; no sabemos cómo, pero él nos construyó desde la eternidad para ser suyos. Ahora meditamos el misterio de la Unción. El Espíritu del Señor está sobre cada uno de nosotros desde el bautismo y en ello todos somos hermanos en esta asamblea. Algunos fuimos elegidos especialmente para ser enviados.

Esa es la diferencia. La unción que significa elección tiene el matiz del envío para nosotros. Dar la buena nueva de la salvación, liberar, consolar, sanar. Todo esto que es el ministerio, el servicio de Cristo sacerdote.

En nuestra diócesis, con el favor de Dios, vamos caminando para realizar siempre la voluntad del Padre unidos a Jesús, guiados por el Espíritu. Revisando nuestro Plan Diocesano de Pastoral, estamos mirando hacia una nueva etapa.

El diálogo es el principio que nos une para discernir el querer de Dios. Por eso estamos en diálogo con toda la Diócesis en lo posible, escuchando los gozos y las fatigas de nuestros hermanos.

Hoy renovemos nuestras promesas de servicio, de ministerio como existencia total de cada uno de nosotros para llegar especialmente a los pobres, oprimidos, heridos, para anunciar, consolar, sanar y reconstruir la vida del Padre. Queridos fieles laicos, acompáñennos en esta respuesta al amor del Padre.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Homilía del miércoles 12 de abril, SEMANA SANTA

¿Por qué razón actuaríamos o hemos actuado como Judas? Vender al Señor no sólo con monedas, sino con el interés...

Close