home Homilías Homilía del 17 de junio de 2018, XI DOMINGO ORDINARIO

Homilía del 17 de junio de 2018, XI DOMINGO ORDINARIO

Ez 17, 22-24; Sal 91; 2Cor 5, 6-10; Mc 4, 26-34.

El crecimiento, el desarrollo de la persona, siempre se da en varios aspectos, como la estatura, el desarrollo de capacidades y habilidades. Es un todo complejo. Así es la vida toda. Así es la vida del Reino.
¿Qué es este Reino del que habla Jesús? Es la presencia activa del amor del Padre que viene a habitar en quien lo recibe. Crecer en la vida del Reino implica estar dispuesto a crecer interiormente y exteriormente.
Hay una fuerza interior que nos impulsa a desarrollarnos. El metabolismo, la conciencia de la vida y las decisiones, la relación con las demás personas. Las dos semillas que presenta Jesús como ejemplo nos dicen esto.
La semilla automática habla del impulso interior que el Espíritu Santo, recibido en el bautismo, nos da para crecer. El grano de mostaza nos proyecta a la relación interpersonal que vivimos con los criterios del Reino.
Dejarnos conducir por el Espíritu y abrirnos a los demás, es el inicio de nuestra participación en la vida del Reino. La apertura inicial tiene que llegar al don de sí mismo en el amor.
“Caminamos guiados por la fe, sin ver todavía… llenos de confianza y preferimos salir de este cuerpo para vivir con el Señor”, hasta que sea Cristo el que viva en nosotros. Así podremos transformar nuestro ambiente.
Para Dios no hay imposibles. Porque Él nos dice: “seco los árboles lozanos y hago florecer los árboles secos”. No vivamos temerosos del mundo, al contrario, en él seamos signo del poder de Dios que nos levanta y fortalece.
Este valor se construye desde la familia, en donde se siembra la semilla de la fe y de la caridad, donde cada miembro se abre a la esperanza. Cuidemos lo que sembramos en nosotros; lo que los padres siembran en sus hijos: la fe.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
El Papa Francisco llama a los jóvenes a vivir sin mediocridad

Cuántos jóvenes intentan “vivir” y en cambio se destruyen persiguiendo cosas efímeras. Algunos piensan que sea mejor apagar este impulso,...

Close