home Homilías Homilía del 5 de noviembre de 2017, XXXI DOMINGO ORDINARIO

Homilía del 5 de noviembre de 2017, XXXI DOMINGO ORDINARIO

Mal 1, 14-2. 8-10; Sal 130; 1Tes 2, 7-9. 13; Mt 23, 1-12.

Una de las lacras en México, en el mundo, es la corrupción. Aparece en autoridades y miembros de distintos niveles y ámbitos: política, deporte, educación y muchos más. Si hay corrupción, pierden su función las leyes, los valores, las tradiciones; se trastoca toda la vida cotidiana, muchas veces sin que todos nos demos cuenta, a veces ni los mismos que actúan la corrupción. Fácilmente se hace costumbre. Jesús indica, pues, que no nos dejemos llevar por todo lo que nos dicen quienes se sienten dueños de la verdad, supuestos sabios y peritos en cada cosa. Hay momentos en que algunos quieren aprovechar la confusión para su propio yo. ¿Por qué Jesús es el único Maestro? Porque su Palabra no es suya, sino del Padre que lo envía. Su Palabra no tiene eficacia sino bajo la acción del Espíritu y la respuesta libre, personal, de cada uno. Cuando hay libertad no puede haber engaño. Por eso, para que no haya autoengaño, es necesario que nos abramos a la Palabra y descubramos la Verdad completa, en el dicho y el hecho de Jesús. Grave responsabilidad es la de quienes recibimos esa encomienda de conducir a la comunidad. En el Iglesia obispo, presbítero, y diácono. Y están los padres de familia, los catequistas y evangelizadores. El joven con el joven. Queda muy bien para nosotros el reclamo de Malaquías: “¿Acaso no tenemos todos un mismo Padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios? ¿Por qué, pues, nos traicionamos entre hermanos, profanando así la alianza de nuestros padres?”
Tal profeta es del año 450 a. C. A través de él el Señor nos invitaba ya a unir el culto con la justicia, la verdad, el respeto. Cada uno hemos de asumir nuestra responsabilidad para educar en la fe, con todas sus implicaciones, fieles al Señor.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Lecturas del 5 de noviembre del 2017 (Domingo de la Semana 31)

Vamos hoy a buscar de hacer un gesto que haga sentir a ese otro, a alguno, que yo soy su...

Close