home Noticias Homilía del domingo 17 febrero de 2019, VI ORDINARIO

Homilía del domingo 17 febrero de 2019, VI ORDINARIO

Jer 17, 5-8; Sal 1; 1Cor 15, 12. 16-20; Lc 6, 17. 20-26.

Jesús había pasado la noche en oración, platicando íntimamente con su Padre y, al descender, elige a los doce que llama apóstoles. Y lo siguen dos grupos más, el de los discípulos y los que vienen de cerca y de lejos.
Jerusalén está en Judea, es la capital, donde está el templo. Es importante. Tiro y Sidón son pueblos fenicios, de otra región, más bien paganos. Ahí ha estado el Maestro predicando.
Son tres círculos, el más amplio son los que siguen a Jesús como novedad, por los milagros; después están los discípulos que meditan su enseñanza. Más cerca de Él están los apóstoles que transmitirán su mensaje. Es la Iglesia.
Ante todos ellos, aún los apóstoles, Jesús proclama su programa de vida. Viene a suscitar un cambio. Primero veamos en qué grupo estamos. ¿Buscamos a Jesús para que nos dé “cosas”? ¿Lo seguimos por su Palabra? ¿Queremos ser testigos?
Si queremos ser de los testigos de Jesús hemos de rechazar la riqueza injusta y avasalladora, la satisfacción egoísta que nos haga embotarnos de nuestro yo, y buscar que todos nos alaben aunque actuemos el mal.
“Si nuestra esperanza en Cristo se redujera tan sólo a las cosas de esta vida, seríamos los más infelices de todos los hombres”. Hemos de seguir, por tanto, aceptando que somos pobres, necesitados de Dios.
De ahí vendrá el anhelo de la vida verdadera, como el árbol que, aún en el año de sequía, “no se marchitará ni dejará de dar frutos”. Sin salir de este mundo, seremos testigos de la vida de Dios, su reinado por el amor en Cristo.
No podemos quedarnos sólo esperando milagros o limitándonos a saber lo que el Señor dice, necesitamos vivir como Él, trabajar con Él en la edificación de su reino: verdad, justicia, reconciliación, paz, amor.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Lecturas del 17 de Febrero del 2019 (Domingo de la Sexta Semana)

En medio de la pobreza, del dolor, del abandono, podemos decir como San Pablo: “Sobreabundo de gozo en todas mis...

Close