home Homilías Homilía del domingo 24 morado, IV DOMINGO DE ADVIENTO

Homilía del domingo 24 morado, IV DOMINGO DE ADVIENTO

2Sam 7, 1-5. 8-12. 14. 16; Sal 88; Ro 16, 25-27; Lc 1, 26-38.

Bueno, estamos platicando muy sabroso, pero ya me tengo que retirar. Tal vez no son pocas las veces que tenemos que decir esto. El diálogo completo es algo maravilloso, aunque cuando más lo necesitamos no lo realizamos.
Hoy María y el Señor, a través del Arcángel Gabriel, nos dan una lección maravillosa. En el diálogo está la escucha, la reflexión, la respuesta. En todo, la autenticidad de pensamiento, de sentimientos, de decisiones.
El ángel saluda a María y: “ella se preocupó mucho y se preguntaba qué querría decir semejante saludo”. Con el oído y el corazón, María recibe la palabra. Se estremece. El ángel con amor explica todo.
Todavía María pregunta: “¿Cómo podrá ser esto, puesto que yo permanezco virgen?”. El ángel sigue respondiendo. Cuando la joven de fe entiende todo, se dispone: “Yo soy la esclava del Señor; cúmplase en mí lo que me has dicho”.
Dios quiere dialogar y habla claro; si no le entendemos puede explicarnos. De nuestra parte es necesario escuchar con todo nuestro ser: afectos, sentimientos, emociones, razón, libertad, fe… todo, como María.
De esta experiencia en el encuentro con el Señor, que implica la escucha de la Palabra, la meditación, dejar que llegue al fondo de nuestro corazón, seguro que brotará una nueva etapa en nuestra vida interior y de relación con los demás.
El encuentro con el Señor es el principio de nuestras relaciones interpersonales y con el mundo, con el ambiente. ¿Cómo queda María después del diálogo? Queda ella sola, “Y el ángel se retiró de su presencia”.
En la vida cotidiana no vemos ángeles, no cargamos con la Biblia ni con Jesús Eucarístico; vamos con lo que somos, hijos de Dios, guiados por su Espíritu, a quien tenemos ya la posibilidad de llevar a nuestros ambientes, a los demás.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Lecturas del Sábado 23 de Diciembre del 2017 (Ferias de Adviento)

La historia de la salvación no es otra cosa que la historia de Dios preocupándose por el hombre, dialogando con...

Close