home Homilías Homilía del jueves 24 de mayo de 2017, TIEMPO ORDINARIO VII

Homilía del jueves 24 de mayo de 2017, TIEMPO ORDINARIO VII

Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote
Blanco Fiesta
Heb 10,12-23; Sal 39; Lc 22, 14-20.

El relato de Lucas sobre la institución de la Eucaristía, nos permite enlazar la historia terrena con la celeste. Son dos aspectos de una misma realidad, la vida de Dios en nosotros desde ahora. La primera copa es recuerdo de las promesas cumplidas. Y al convertir el pan en su Cuerpo y el vino en su Sangre, nos entrega para siempre su presencia y vida, y nos hace ser Cuerpo y Sangre con Él como ofrenda por la humanidad. Comer su Cuerpo es incorporarnos a la Comunión de la Iglesia, con la unidad de los distintos miembros; beber su Sangre nos hace de la Sangre de Dios, de su familia, por la Alianza que sella heredamos la vida que no se acaba.
La misión del Sacerdote es ofrecer sacrificios. Cristo es el Sacerdote Único que se ofrece a sí mismo como Víctima Pura. Al incorporarnos a Él, nos hace sacerdotes con Él, para ofrecer con nuestra vida de fe y servicio su Sacrificio.
La Eucaristía no es en provecho sólo para quienes participamos en Ella. Es un envío al mismo tiempo para nosotros, para ir al mundo como testigos activos del Sacrificio Único que salva.
Sí, necesitamos el perdón de nuestros pecados. El Sacrificio necesario para este perdón de los pecados ya lo ha ofrecido Cristo de una vez para siempre. Ahora nos toca a nosotros ser ofrenda permanente con Él para vida del mundo.
En la liturgia solemne expresamos esta realidad con el rito de la incensación de las ofrendas. El sacerdote inciensa el pan y el vino, el altar y la cruz, enlazando todo en Cristo ofrenda. Luego somos incensados como ofrenda. El celebrante nos invita a todos a orar para que nuestro sacrificio sea agradable al Padre, pues nos ofrecemos en su Hijo Sacerdote. Gocemos este misterio.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Lecturas del 24 de Mayo del 2018 (Jueves de la Séptima Semana)

Jesús dijo a sus discípulos: «Les aseguro que no quedará sin recompensa el que les dé de beber un vaso...

Close