home Homilías Homilía del jueves 31 de mayo de 2018, VIII ORDINARIO

Homilía del jueves 31 de mayo de 2018, VIII ORDINARIO

El Cuerpo y la Sangre de Cristo
Solemnidad Blanco
Éx 24, 3-8; Sal 115; Heb 9, 11-15; Mc 14, 12-16. 22-26

Dios ha querido mantener, como desde el principio lo decidió, una alianza con el hombre. Podemos enunciar algunos momentos de esta Alianza. Al crearnos a imagen y semejanza suya; al renovarla con Noé; al renovarla con Abraham; en el Éxodo, en el Desierto, en el Sinaí.
Todas estas alianzas las hemos roto: sometiéndonos al Mentiroso; olvidando la misericordia de Dios y construir la ciudad sin Él; buscar otros dioses, renegando de su providencia y no cumplir su ley de Santidad.
Ahora Jesús va más allá de la Pascua que sella las alianzas anteriores e instituye una nueva, eterna, en su Persona misma. El contexto del evangelio nos dice que Jesús celebra la Cena de Pascua, memorial de la Alianza.
Él añade lo fundamental: “Tomen: esto es mi cuerpo… Ésta es mi sangre, sangre de la alianza, que se derrama por todos”. Ya es Él mismo la ofrenda, quien se compromete plenamente a realizar y mantener esta Alianza.
Cuando añade: “Yo les aseguro que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día en que beba el vino nuevo en el Reino de Dios”. Está latente la plenitud, para nosotros de esta Alianza, en Él ya está consumada.
Jesús ya está resucitado, ya pasó al Padre, ya cumplió la Promesa, la Palabra dada a la humanidad. A nosotros nos toca caminar hacia esa plenitud y podemos avanzar cada vez que celebramos la Eucaristía y la vivimos en el mundo.
La herencia eterna está como don actual para nosotros y la vamos realizando en la medida que obedecemos su mandato, el que nos da en ese mismo contexto de la Nueva Alianza, el servicio de hermanos en el amor mutuo. Ya no limitemos la Eucaristía a la Celebración, sino que llevémosla a la vida, difundiéndose hacia la humanidad.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Lecturas del 31 de Mayo del 2018 (Jueves de la Octava Semana)

Pidamos hoy al Señor una fe como la de María, para que como ella, aprendamos a aceptar el plan que...

Close