home Homilías Homilía del martes 13 de febrero de 2018, VI ORDINARIO

Homilía del martes 13 de febrero de 2018, VI ORDINARIO

Los Santos Apóstoles.
Sant 1, 12-18; Sal 93; Mc 8, 14-21

A veces Jesús nos habla de manera tan sencilla que pensamos que son cosas que no valen la pena, que no tienen ninguna novedad. Sin embargo, es importante que profundicemos siempre la Palabra y encontremos el mensaje. Somos como los discípulos en la barca. Sólo pensamos en lo que necesitamos de inmediato. El que hambre tiene en pan piensa, decimos, y perdemos de vista muchas cosas que nos ofrece el Señor. Jesús está educando a sus discípulos en la autenticidad de vida, por eso les dice: “Fíjense bien y cuídense de la levadura de los fariseos y de la de Herodes”; ellos no son panaderos, pero pueden tener mala influencia en nuestra vida.
Jesús tiene que volver a la experiencia de la multiplicación de los panes para reclamar la superficialidad a sus discípulos. Así nos puede reclamar el Señor en nuestra vida: ““¿Y todavía no acaban de comprender?”
En el proceso de nuestra fe, nos señala Santiago que podemos enfrentar pruebas y tentaciones. Las primeras son las que enfrentamos a causa de nuestra fe; las segundas a causa de nuestra propia inclinación al placer egoísta, al pecado. Dios no nos pone ni pruebas ni tentaciones. El mundo y nuestra propia fragilidad son autores de éstas. Por eso hemos de escuchar al Señor, orar y distinguir cada cosa.
Dios nos ha elegido. “Por su propia voluntad nos engendró mediante la palabra de la verdad, para que fuéramos, en cierto modo, primicias de sus creaturas”. Esa expresión “en cierto modo” no significa ‘más o menos’. Se refiere al modo concreto en el que, al darnos el Espíritu en el Bautismo, nos hace capaces de renacer por su Palabra a la vida nueva en Cristo. Es la plenitud de Dios que recibieron los apóstoles y hemos de desarrollar nosotros siguiendo fielmente su ejemplo.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Lecturas del 11 de febrero del 2018 (Domingo de la Sexta Semana)

También los considerados impuros por la sociedad pueden acercarse a Jesús y por medio de él a Dios. Lo que...

Close