home Homilías Homilía del martes 15 enero 2019, I ORDINARIO

Homilía del martes 15 enero 2019, I ORDINARIO

Por la Evangelización de los pueblos,
Heb 2, 5-12; Sal 8; Mc 1, 21-28.

Jesús elige Cafarnaúm para establecerse y ahí, a partir de este milagro que nos presenta el texto, hará muchos más. Aquí llama a Pedro. Cuando anuncia el evangelio en la sinagoga uniendo Palabra y acción.
Jesús predica el Reino de Dios y lo muestra al mismo tiempo. Los demonios lo reconocen y rechazan. Él actúa: “‘¡Cállate y sal de él!’. El espíritu inmundo, sacudiendo al hombre con violencia y dando un alarido, salió de él”.
Es tal el impacto que provoca en los que están con Él, admiración y temor, pues descubren la novedad: “Este hombre tiene autoridad para mandar hasta a los espíritus inmundos y lo obedecen”.
La Palabra creadora es la Palabra que recrea la humanidad, liberándola del mal que ha entrado en ella. “Y muy pronto se extendió su fama por toda Galilea”, por eso se le llama galileo también.
La misión de la Iglesia es la misma de Jesús, Él nos la da, porque es Él quien nos envía al mundo. Evangelizar significa anunciar el Reino y trabajar para ya comenzarlo a vivir en cada lugar, en cada comunidad, en cada persona.
Cada bautizado está inicialmente capacitado para evangelizar pues ha recibido el Espíritu que Jesús nos da al resucitar. Por eso tenemos la responsabilidad de vivir el camino de los primeros enviados, ser discípulos de Jesús, convivir con Él, dejarnos liberar del mal para actuar el bien con plena libertad.
Recordemos, “El santificador y los santificados tienen la misma condición humana. Por eso no se avergüenza de llamar hermanos a los hombres”. En esa certeza podemos asumir nuestra responsabilidad de discípulos.
Ser discípulo es una decisión de libertad personal, porque implica dar respuesta integral, desde la acogida de su Palabra, el camino de realización de ésta y la implicación de nuestro cuerpo, alma y espíritu.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Homilía del lunes 14 enero 2019, I ORDINARIO

Nuestra conversión es trabajo personal que consiste en dejar que Cristo actúe en nosotros, para que nos purifique de nuestros...

Close