home Homilías Homilía del martes 19 de junio de 2018, XI ORDINARIO

Homilía del martes 19 de junio de 2018, XI ORDINARIO

1Re 21,17-29; Sal 50; Mt 5, 43-48.

¿Tiene el amor tantas caras que se resquebraja desde dentro? Cuando queremos explicar razones, motivos, intenciones para amar, podemos confundirnos y dejarlo sólo en un aspecto, el sentimiento, la simpatía, la emoción etc. Jesús nos quiere llevar al amor completo, único, total. Por eso nos revela que su Padre no tiene medida en el amor, ni lo da a trozos. Es siempre todo su amor y lo dirige a todos. Y todos son buenos o malos, justos o injustos.
¿Qué ganamos con un amor así? Parece que es más frecuente pensar que mucho perdemos al amar a los enemigos: el derecho a poner límites, el amor y respeto a uno mismo, quedar mal ante los demás, como débiles, sin la libertad misma.
Una decisión plena, libre, al amar, se fortalece en la relación con cada persona en cada momento. Es ilimitada, crece, libera de cálculos inútiles,
¿La razón más importante? “para que sean hijos de su Padre celestial”, ¡la vocación fundamental!: “sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto”. El amor perfecto es a todos, siempre, incondicional, libre.
Dios es así con este hombre que consideraríamos un perverso, Ajab, quien no tiene la fuerza para la justicia y se hace cómplice de su esposa. El profeta le advierte su pecado, se arrepiente y Dios lo perdona.
Dios sigue siendo justo: “no lo castigaré a él durante su vida, pero en vida de su hijo castigaré a su casa”. En la actualidad padecemos la dolorosa situación del crimen organizado: secuestro, tráfico de personas, asesinatos.
Pensamos que hacer para que desaparezca esta herida inhumana. Jesús nos dice: “Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian y rueguen por los que los persiguen y calumnian”. La ley humana debe juzgar, sentenciar. Nos toca como discípulos de Jesús siempre orar, perdonar.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Comida de agradecimiento a sacerdotes asistentes del MFC

Close