home Homilías Homilía del martes 6 de noviembre de 2018, XXXI

Homilía del martes 6 de noviembre de 2018, XXXI

Verde Misa por los por los familiares y amigos
Fil 2, 5-11; Sal 21; Lc 14, 15-24.

El tema de la curación del enfermo, de no buscar los primeros lugares, y de invitar a los que no pueden pagar, nos lleva a este momento central, el Banquete del Reino. Una invitación gratuita. El reino es gratuito.
La respuesta de los primeros invitados enoja al Señor. “Compré un terreno y necesito ir a verlo”, el deseo de dominio; “Compré cinco yuntas de bueyes y voy a probarlas”, el trabajo y los bienes; “Acabo de casarme y por eso no puedo ir”, la esclavitud a las cosas del mundo, la vida establecida.
Es la actitud del pueblo elegido que no escucha la invitación de Jesús a participar de la vida el Reino expresada en un banquete. No es una comida ordinaria, es algo suculento, abundante, exquisito. Eso es un banquete.
El Banquete del Reino, con esas características, nos ayuda a comprender la vida definitiva de convivencia con Dios, disfrutando de sus dones que nos seguirán alimentando para siempre, no habrá hambre, soledad, sufrimiento.
Es importante que imitemos al Hijo de Dios, que “siendo Dios, no consideró que debía aferrarse a las prerrogativas de su condición divina, sino que, por el contrario, se anonadó a sí mismo tomando la condición de siervo, y se hizo semejante a los hombres”. Cristo se dejó transformar para venir a nosotros.
A nosotros nos toca transformarnos para ir a Él ¡Y nosotros salimos ganando! Él, Dios, se hizo hombre por amor. Si nosotros somos invitados, dejémonos transformar por la fe y la obediencia al amor en hijos de Dios.
Lo que comemos se transforma en parte de nuestro organismo; si participamos del Banquete del Reino, la Eucaristía prolongada a la vida, somos nosotros transformados en hijos de Dios, herederos con Cristo. Acojamos la invitación. Llevemos la vida eucarística a nuestra vida diaria, al mundo.

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Lecturas del 6 de Noviembre del 2018 (Martes de la Semana 31)

Vamos hoy a proponernos descubrir en nuestras vidas las invitaciones y los llamados que nos hace todos los días el...

Close