home Homilías Homilía del martes 7 de noviembre del 2017, XXXI TIEMPO ORDINARIO

Homilía del martes 7 de noviembre del 2017, XXXI TIEMPO ORDINARIO

Por las vocaciones a la vida religiosa.
Ro 12, 5-16; Sal 130; Lc 14, 15-24.

En el tema del banquete, encontramos personas que buscan primeros lugares; otros que consideran que, para ser importantes, deben pagar; otros, sólo van si es gratis; otros llevan amigos sin que estén invitados. Algunos confirman al llegar y no cuando se les pide. Jesús asemeja el Banquete a la entrada del Reino, de la vida del Padre. Muchos de los llamados no llegan por estar en negocios del mundo. Esto es molesto. No confirman ni asisten al banquete. No puede quedarse el espacio vacío. El llamado a los que van en el camino y las veredas son los que no se estacionan, se esclavizan a las cosas del mundo, sino que van en libertad, se mueven. Aún a ellos hay que motivarlos: “insísteles a todos para que vengan y se llene mi casa”. Este hombre que invita al banquete es generoso, espléndido. Sólo quien llega se da cuenta de eso. Y también es firme: “ninguno de los primeros invitados participará de mi banquete”. Junto a su generosidad está su exigencia. Lleno el salón ya no entran los que se negaron. Es fuerte este asunto. Nos lleva a preguntarnos qué tanto rechazamos el Reino del Padre. Es necesario preguntarnos cómo nos invita el Padre a su banquete del Reino. Hay muchos enviados suyos que salen a los caminos, a nuestra vida cotidiana. Si estamos absortos en nuestros negocios, nuestros placeres, compromisos cerrados sólo en torno a ‘mí familia, los míos’, mis intereses, nunca sabré de la invitación ni de quién me invita. No sabré que perdí un lugar cuando no voy al encuentro del Señor.
¿Cómo acudir al llamado del Señor? Escuchando su Palabra, abriendo mi interior, acoger su voz, meditarla, comprenderla, decidirme a vivirla, caminar hacia Él. Un consagrado puede ser testigo de esta llamada, ayudar a todos a escucharla.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Retiro de Kerigma para jóvenes en la Parroquia de Visitación

Los próximos 25 y 26 de noviembre se llevará a cabo un retiro de Kerigma para jóvenes de 17 a...

Close