home Homilías Homilía del miércoles 18 de abril de 2018, III PASCUA

Homilía del miércoles 18 de abril de 2018, III PASCUA

Hech 8, 1-8; Sal 65; Jn 6, 35-40

Los dos elementos vitales para la persona humana están en el pan y el agua. Sobre todo el enfermo debe ser cuidado con alimento y bebida, aún quien está inconsciente.
Jesús alude a esta realidad humana fundamental para explicar su presencia viva en la Eucaristía: “Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí nunca tendrá sed”.
Al haber hablado del maná bajado del cielo, Jesús también explica de dónde viene Él. La comunión con su Padre no está sólo en hacer y decir lo que el Padre le indica. Hay algo más, que es consecuencia.
“Todo aquel que me da el Padre viene hacia mí; y al que viene a mí yo no lo echaré fuera”. El Padre elige a cada uno y el Hijo lo acoge para inducirlo a la vida plena, por el Espíritu Santo.
“…la voluntad del que me envió es que yo no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite en el último día”. La intención de Jesús, de no dejar que nos quedemos en lo superficial, lo material, es que lleguemos hasta Él.
Creer, es adherirnos, no representar como en el teatro a alguien, sino viviendo desde dentro de nosotros mismos, por el Espíritu, la vida en Cristo, produciendo los frutos provenientes de arriba.
Hemos visto el enojo grande de los que asesinan a Esteban. No conformes dan lugar a una persecución. Ya no sólo los once o los siete son perseguidos, ahora toda la comunidad. Y sucede algo extraordinario: “Los que se habían dispersado, al pasar de un lugar a otro, iban difundiendo el Evangelio”; no hay temor en los discípulos, predican ante quien quiera escuchar. Surgen Felipe predicador y Pablo perseguidor, dos polos opuestos.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Lecturas del 18 de Abril del 2018 (Miércoles de la Tercera Semana de Pascua)

Toda vida, para desarrollarse, necesita de alimento. Y nuestra vida interior, que recibimos en el Bautismo, también tiene esta necesidad....

Close