home Homilías Homilía del miércoles 24 de enero, III Ordinario

Homilía del miércoles 24 de enero, III Ordinario

San Francisco de Sales
2Sam 7, 4-17; Sal 88; Mc 4, 1-20

Nosotros, como seres humanos, estamos dotados de muchas capacidades que desarrollamos y las convertimos en habilidades que nos permiten vivir plenamente y convivir mejor con los demás. A veces nos olvidamos la importancia de algunas capacidades. Ahora es frecuente olvidar el diálogo de persona a persona, presencialmente, a causa del uso intenso que tenemos de las redes y aparatos digitales.
¡Qué importante es reconocer que en eso somos imagen y semejanza de Dios! El mismo Jesús, Palabra encarnada, nos da una gran orientación para vivir esta realidad tan maravillosa y rica de la comunicación por medio de la palabra. Hace una clasificación muy sencilla de lo que puede ser nuestra comunicación con Él. Lo primero que nos pide es que lo escuchemos. Es el primer ejercicio de la comunicación. Y nos presenta cuatro posibilidades.
Un camino es pisado por mucha gente, de modo que lo que cae ahí es destruido; y eso nos sucede si recibimos la palabra de Dios, pero la dejamos interpretar por todos, aún el maligno la puede usar, darle su interpretación.
La actitud de cerrazón mental, afectiva, puede provocar que, aunque escuchemos al Señor, no lo dejemos entrar si no nos convence, o si no se adapta a nuestras intenciones, sentimientos, ideas. Es como semilla sobre piedras.
Es normal, preocuparnos por cumplir nuestras responsabilidades, sin someternos a ellas, pensar que solos podemos, no permite tener el espacio para la Palabra. La ahogamos.
Sólo hay una posibilidad para acoger en su riqueza la Palabra. Total apertura al Señor, sin actitudes que la bloqueen o ahoguen, ubicados en un espacio físico y mental para escuchar, asimilar, meditar y orar.
San Francisco de Sales, abierto de tal manera a la Palabra, se convierte en su verdadero sembrador usando medios de comunicación de su tiempo de manera eficaz para evangelizar.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Lecturas del 23 de enero del 2018 (Martes de la Tercera Semana)

Cada uno de nosotros en el momento de nuestro Bautismo fuimos convertidos en hijos de Dios y hermanos de Cristo....

Close