home Homilías Homilía del sábado 7 de julio de 2018, XIII ORDINARIO

Homilía del sábado 7 de julio de 2018, XIII ORDINARIO

Misa de Santa María Virgen
Am 9,11-15; Sal 84; Mt 9,14-17

Nos sucede lo que sucedió con el pueblo elegido. Dios le dio diez mandamientos pero por querer ser escrupulosos, o acomodar las cosas al corazón de piedra, se dedicaron a hacer muchas normas, con muchos detalles. No sabemos, a veces, qué es lo importante, qué sí es enseñanza de Cristo, qué es añadidura nuestra. Así sucede, por ejemplo, con el ayuno. En cuaresma sube el precio del pescado y el marisco, baja un poco el de la carne.
Esos son los efectos de nuestro modo cerrado de entender nuestra fe, limitada a normas, tradiciones. Perdemos de vista lo esencial. El ayuno para Jesús va más a reconocer su ausencia, y la necesidad de darle espacio en nuestro interior. No es tanto comer o no comer. Es saber que estamos viviendo sin Él, que está ausente de nuestras decisiones, nuestra manera de tratarnos unos a otros, de la aplicación de la justicia y la verdad.
Dejar de comer significa enfrentar el egoísmo, caminar hacia el encuentro del Señor, para que nos llene su vida. Él es misericordioso, como lo muestra el profeta desde antiguo.
Reconstruir la casa de David es reconstruir el pueblo elegido. Volver a la paz en donde pueda haber cosecha y siembra simultáneas. La reconstrucción de la comunidad implica acoger a los retornados del exilio, nadie será esclavo.
La fe y sus expresiones, como el ayuno, tiene sentido social, que aparece en la vida de la comunidad, no se limita al yo, ni sólo a la familia, significa la reconstrucción de una nueva humanidad.
La Iglesia, comunidad de discípulos de Jesús, tiene esta responsabilidad. Por pura misericordia suya hemos sido llamados a formar parte de su Cuerpo, entonces nos toca realizar la misión que Él inicia, el reinado de su Padre. María, discípula fiel, es nuestra maestra amorosa.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Lecturas del 7 de Julio de 2018 (Sábado de la Semana 13)

El catecismo nos dice que la llamada de Jesús a la conversión y a penitencia no mira, en primer lugar,...

Close