home Homilías Homilía del viernes 28 diciembre de 2018, OCTAVA DE NAVIDAD IV

Homilía del viernes 28 diciembre de 2018, OCTAVA DE NAVIDAD IV

Los Santos Inocentes, mártires. Fiesta
1Jn 1, 5-2, 2; Sal 123; Mt 2, 13-18.

Al poco tiempo de su encarnación, el Hijo de Dios, que se ha abajado y hecho criatura, sin dejar de ser Dios, ahora asume con José y María la situación de refugiado. Nada deja de lado en su decisión de encarnarse.
“Cuando Herodes se dio cuenta de que los magos lo habían engañado, se puso furioso y mandó matar, en Belén y sus alrededores, a todos los niños menores de dos años, conforme a la fecha que los magos le habían indicado”.
Dolorosamente esta situación es una característica de nuestra vida hoy. Muchos no nos damos cuenta, sin embargo están muriendo cada día, huyendo de su país de origen, muchos inocentes a causa de la persecución por distintos motivos.
No podemos cerrar los ojos a esta realidad. Aún entre nuestros municipios, tal vez hay quienes vienen huyendo de su lugar de origen teniendo su empresa familiar, un trabajo digno, ante la presión de criminales debe salir.
Podemos preguntarnos. ¿qué podemos hacer? Ante todo orar pidiendo al Señor que detenga estas situaciones por demás indignas. Actuar escuchando lo que nos transmite Juan como testigo: “Dios es luz y en él no hay nada de oscuridad”.
Tenemos que caminar en la verdad viendo con valentía lo que está pasando. No dejar que en nuestro corazón surja el odio, ni la indiferencia, sino el deseo de la justicia y la paz asumiendo nuestra identidad de discípulos de Jesús.
Iluminación por el Espíritu Santo, acoger al refugiado como a Jesús Niño. Promover la cultura del perdón y la reconciliación y del respeto a la dignidad de cada persona como hijo de Dios.
Promover en nuestros ambientes diálogos para un cambio de mentalidad, ante las autoridades para elaborar y aplicar leyes que protejan la seguridad de las personas, su derecho a una vida digna siempre.

TAGS:

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Homilía del jueves 27 diciembre de 2018, OCTAVA DE NAVIDAD III

Encontrarnos con Dios implica muchas situaciones que pueden, a veces, ser tan sencillas que las pasamos por alto; otras veces...

Close