home Lecturas del día Lecturas del 10 de Octubre del 2017 (Martes de la Semana 27)

Lecturas del 10 de Octubre del 2017 (Martes de la Semana 27)

SANTORAL: Santo Tomás de Villanueva

Lectura de la Profecía de Jonás 3, 1-10

La palabra del Señor fue dirigida por segunda vez a Jonás, en estos términos: «Parte ahora mismo para Nínive, la gran ciudad, y anúnciale el mensaje que yo te indicaré.»
Jonás partió para Nínive, conforme a la palabra del Señor. Nínive era una ciudad enormemente grande: se necesitaban tres días para recorrerla. Jonás comenzó a internarse en la ciudad y caminó durante todo un día, proclamando: «Dentro de cuarenta días, Nínive será destruida.»
Los ninivitas creyeron en Dios, decretaron un ayuno y se vistieron con ropa de penitencia, desde el más grande hasta el más pequeño.
Cuando la noticia llegó al rey de Nínive, este se levantó de su trono, se quitó su vestidura real, se vistió con ropa de penitencia y se sentó sobre ceniza. Además, mandó proclamar en Nínive el siguiente anuncio: «Por decreto del rey y de sus funcionarios, ningún hombre ni animal, ni el ganado mayor ni el menor, deberán probar bocado: no pasten ni beban agua; vístanse con ropa de penitencia hombres y animales; clamen a Dios con todas sus fuerzas y conviértase cada uno de su mala conducta y de la violencia que hay en sus manos. Tal vez Dios se vuelva atrás y se arrepienta, y aplaque el ardor de su ira, de manera que no perezcamos.»
Al ver todo lo que los ninivitas hacían para convertirse de su mala conducta, Dios se arrepintió de las amenazas que les había hecho y no las cumplió.

Palabra de Dios.

SALMO Sal 129, 1-2. 3-4. 6c-8 (R.: 3)

R. Si tienes en cuenta las culpas, Señor,
¿quién podrá subsistir?

Desde lo más profundo te invoco, Señor,
¡Señor, oye mi voz!
Estén tus oídos atentos
al clamor de mi plegaria. R.

Si tienes en cuenta las culpas, Señor,
¿Quién podrá subsistir?
Pero en ti se encuentra el perdón,
para que seas temido. R.

Como el centinela espera la aurora,
espere Israel al Señor,
porque en él se encuentra la misericordia
y la redención en abundancia:
él redimirá a Israel
de todos sus pecados. R.

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 10, 38-42

Jesús entró en un pueblo, y una mujer que se llamaba Marta lo recibió en su casa. Tenía una hermana llamada María, que sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra. Marta, que estaba muy ocupada con los quehaceres de la casa, dijo a Jesús: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola con todo el trabajo? Dile que me ayude.»
Pero el Señor le respondió: «Marta, Marta, te inquietas y te agitas por muchas cosas, y sin embargo, pocas cosas, o más bien, una sola es necesaria, María eligió la mejor parte, que no le será quitada.»

Palabra del Señor.

Reflexión

Este evangelio, nos muestra dos formas de seguir a Jesús, y también nos indica cuál es la más perfecta. A primera vista parece que Jesús reta a Marta por trabajar mucho y elogia a María por no hacer nada. Sin embargo, la Iglesia celebra cada año, el 29 de julio a Marta como Santa, y nos la propone como modelo de los que se dedican a servir en el hogar. Entonces ¿Qué es lo que desaprueba Jesús en Marta y alaba en María? Marta y María, hermanas de Lázaro, reciben a Jesús en su casa, pero observa San Lucas que mientras Marta “estaba muy ocupada en las tareas de la casa”, María, sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra.

En esa época, eran los discípulos quienes se sentaban a los pies de sus maestros. Y María, aprovecha la oportunidad, para sentarse a los pies de Jesús, para ser su discípula. Y ésta actitud chocaba con las costumbres de la época, porque no se admitía que las mujeres fueran discípulas. En tiempos de Jesús, un hombre no podía estar hablando públicamente con una mujer, y muchos menos aún enseñarle. Asimismo sólo los varones podían asistir al culto, las mujeres estaban en las casas de oración en lugares apartados y secundarios.

A cualquiera que se le hubiera preguntado en ese momento, cuál era el lugar de María, hubiera contestado simplemente: la cocina. Y por eso, porque la situación no era adecuada para la época, es que seguramente Marta le reclama a Jesús que mande a María a ayudarle.

Y, ¿qué hace Jesús? Defiende a María. El Señor reconoce la laboriosidad de Marta. No la reta por ser muy trabajadora. Y tampoco alaba a María, por perezosa. En el evangelio no se hace alusión a que María no trabajase habitualmente, sino sólo destaca que en ESE momento, en el momento que Jesús, llega a su casa, y que ella tiene oportunidad de escucharlo y de aprender, entonces en ESE momento, en lugar de hacer las tareas de la casa, lo escucha. Marta en cambio, si bien está haciendo algo bueno y valioso, y quiere servir a Jesús de la mejor manera, en realidad se encuentra con una respuesta del Señor que la desconcierta, el Señor le hace ver, que con tantas preocupaciones no se toma el tiempo para escuchar lo que Jesús le quiere decir.

Las dos hermanas, quieren a Jesús y lo quieren servir, pero de distinta forma, y el Señor remarca que hay un tiempo para cada cosa. Y así también debe pasar en nuestra vida. En nuestra vida, tendremos momentos en que tenemos que trabajar y momentos en que tenemos que estar atentos al Señor, dialogar con él, en definitiva hacer ORACIÓN. Quien no se toma suficiente tiempo para la oración y para escuchar la Palabra de Dios, no podrá ser efectivo en su vida cristiana.

Queremos especialmente hoy pedirle al Señor que seamos capaces de encontrar en nuestra vida el equilibrio necesario para dar al trabajo y a la oración el tiempo debido.

Este mundo del hombre, en que el se afana
tras la felicidad que tanto ansía,
tu lo vistes, Señor, de luz temprana
y de radiante sol al mediodía.

Así el poder de tu presencia encierra
el secreto más hondo de esta vida;
un nuevo cielo y una nueva tierra
colmarán nuestro anhelo sin medida.

Poderoso Señor de nuestra historia,
no tardes en venir gloriosamente;
tu luz resplandeciente y tu victoria
inunden nuestra vida eternamente. Amén.

Himno de la Liturgia de las Horas

SANTORAL: Santo Tomás de Villanueva, Obispo (1486-1555)

Aunque sus padres vivieron en Villanueva de los Infantes, Tomás nació en Fuenllana (España), el año 1486. Se formó en la universidad de Alcalá, donde llegó a ser maestro insigne, por su vasta competencia de las ciencias humanas y sagradas. Desempeñó cargos importatnes en la Orden de los Agustinos. Fue nombrado arzobispo de Valencia y allí se mostró como verdadero modelo de buen pastor, sobresaliendo por su caridad, pobreza, prudencia y celo apostólico. Murió el 8 de Septiembre de 1555. Fue canonizado el año 1658.

Otras celebraciones de hoy: Santos: Tomás de Villanueva, Claro, Pinito, Paulino, Cerbonio, obispos; Eulampio y Eulampia, Venancio, Daniel, Samuel, Angel, León, Nicolás, Hugolino, Gereón, Alderico, Basian, Víctor, Casio, Florencio, mártires; Teófilo, monje; Zacarías, confesor.

Read previous post:
Santo Jubileo en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, Ampliación Buenavista parte alta

La Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, ubicada en Ampliación Buenavista parte alta celebrará el Santo Jubileo a partir del...

Close