home Lectio Divina Miércoles vigésimo cuarto del tiempo ordinario

Miércoles vigésimo cuarto del tiempo ordinario

Evangelio del día miércoles l6 de septiembre de 2015

Lc 7, 31-35

En aquel tiempo, Jesús dijo: “¿Con quién compararé a los hombres de esta generación?¿A quién se parecen? Se parecen a esos niños que se sientan a jugar en la plaza y se gritan los unos a los otros:

“Tocamos la flauta y no han bailado, cantamos canciones tristes y no han llorado”

Porque vino Juan el Bautista, que no comía pan ni bebía vino, y ustedes dijeron: “Ése esta endemoniado”. Y viene el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: “Este hombre es un glotón y un bebedor, amigo de publicanos y pecadores”. Pero sólo aquellos que tiene la sabiduría de Dios, son quienes los reconocen”.

Comentario

Dios se revela al pueblo a través de sus enviados, el último es Juan, y a pesar de esa sed de Dios, de conocimiento de su voluntad, rechazan a Juan y lo tildan de endemoniado. Dios sigue manifestándose en Jesús, acercándose al pobre, al excluido, al marginado, con un estilo de vida nada espectacular, y es rechazado por ser amigo de pecadores.

Este pasaje nos invitar a ver en cada circunstancia la acción de Dios, nos invita a no encerrarnos en nuestros propios criterios, a recordar siempre que los designios de Dios no coinciden casi nunca con los nuestros; muchas veces quisiéramos que Dios actuara de esta o de aquella manera, pero no es así. Apertura de fe y disponibilidad de corazón es lo que Lucas quiere enseñar a nosotros con esto.

Read previous post:
Martes vigésimo cuarto del tiempo ordinario

Evangelio del día martes l5 de septiembre de 2015 Jn 19, 25 -27 En aquel tiempo, estaban junto a la...

Close