home Mensaje a los jóvenes ¿Por qué es importante nuestro nombre?

¿Por qué es importante nuestro nombre?

Una de las novedades que encontramos con frecuencia tanto en el registro civil como en la oficina parroquial es al momento de asentar el nombre del recién registrado o bautizado.
Cada quien es libre de poner a su hijo/hija el nombre que quiera. Para el nombre no es exigida la ortografía, y muchos son propios de otros países, en otra lengua.
Por ejemplo: Giovanni, Geovani, Yovanni, Yeovani, Yovani, Iovanni, etc. Brian, Brayan, Braian, Brallan; Yael puede ser de hombre o de mujer. Y muchos más. Sería interesante que en tu comunidad vieras la cantidad de nombres extraños que hay, porque algunos papás combinan su propio nombre y sacan el de su heredero. No se diga si hay artistas o personajes de la farándula de moda, muchos nombres aparecen.
Originalmente, aún en los antiguos mexicanos, el nombre tenía un significado. En el mundo cristiano el nombre se escogía en honor o bajo el patrocinio de un santo, de modo que cada uno tenía un santo protector y un modelo concreto. Poco a poco se perdió esta tradición; ya nadie conoció a los santos. Gracias a Dios ha aumentado el número, sin embargo también ha aumentado la ignorancia sobre ellos.
¿Por qué pensar en el nombre de la persona? Es el modo como somos conocidos, es el modo como Dios nos llama, dado que este nombre lo recibimos en el Bautismo.
Dios no tiene nombre, sino una descripción de su identidad: Yahvé, que significa ‘el que está presente actuando’, no sólo ‘el que es’. Jesús, sabemos, significa: ‘Dios salva’. Es decir, Dios está presente, camina con nosotros, y actúa para nuestra salvación. Por eso invocamos el nombre de Jesús.
¿Qué significa tu nombre? Si es el de un santo, ¿sabes su historia? ¿te encomiendas a él y tratas de imitarlo?
Lo importante es saber que con ese nombre, por el Bautismo, estamos llamados a ser Santos, como nuestro Padre es Santo. Busquemos ser santos.

Con mi bendición: +Guillermo.

Vicaría de San Buenaventura

La Vicaría Pastoral Territorial de San Buenaventura es una de las cuatro vicarías que conforman la Diócesis de Cuautitlán, comprende mayormente parroquias ubicadas en los municipios de Melchor Ocampo, Cuautitlán, Tultepec y Tultitlán en el Estado de México.

Read previous post:
Homilía del jueves 20 de julio, XV ORDINARIO

Jesús, murió y resucitó por mí, para liberarme del pecado y ser su testigo.

Close