Lecturas del 15 de Enero del 2019 (Martes de la Primera Semana)

Dice el evangelio que Jesús exponía su doctrina con autoridad. Esa autoridad surge de su vida, porque Cristo vivía lo que exponía. Esto nos enseña que para predicar con autoridad, hay que vivir en conformidad con lo que se predica. Nosotros debemos vivir lo que decimos y hablar de lo que vivimos. No podemos hablar de la fe, si no vivimos en plenitud la fe. No podemos pensar que somos discípulos de Jesús, si El no es nuestro modelo. La autoridad para hablar de Dios y de su Reino, nos la da nuestra vida. Si nuestra vida no es acorde con lo que decimos, no podremos convencer a nadie. Por eso los padres, los educadores, tenemos una gran responsabilidad, porque la educación que trasmitimos a nuestros hijos, o a nuestros alumnos, no es lo que les decimos sino lo que somos.

Lecturas del 14 de Enero del 2019 (Lunes de la Primera Semana)

El evangelio nos dice que Jesús “todo lo hizo bien”, con perfección humana, con responsabilidad. Y eso significa hacer el trabajo con espíritu de servicio a sus vecinos, con orden, con serenidad, con intensidad; entregaría seguramente los encargos de carpintería dentro del plazo, terminaría su trabajo de artesano con amor, pensando en la alegría de los clientes al recibir un trabajo sencillo, pero bien hecho. Ningún cristiano puede pensar que, aunque su trabajo sea aparentemente de poca importancia, puede ser realizado de cualquier modo, o con dejadez. Ese trabajo lo ve Dios y tiene una importancia que nosotros no imaginamos. Ese trabajo lo debemos realizar pensando en el Señor, y ofrecérselo, como una manera de poner al Señor también en el centro de nuestro trabajo y de nuestra vida.

Lecturas del lunes 31 de Diciembre del 2018 (Día 7mo de la Octava de Navidad)

En este último día del año, cuando muchos pueden entregarse a fiestas sin sentido, a ruidos, luces y celebraciones, nosotros estamos llamados a proclamar serenamente que Dios es Señor de la historia, que nos ha creado para compartir su felicidad y disfrutar su amor perfecto y que nos sentimos comprometidos a testimoniarlos antes nuestros hermanos todos los días de nuestra vida. Ojalá el mundo conozca días de paz y prosperidad por el testimonio de cada cristiano que viva su fe y trasmita la esperanza y la confianza plena en un Dios que es Amor, que es Padre.

Lecturas del Domingo 30 de Diciembre del 2018 (Sagrada Familia de Jesús, María y José)

No celebraríamos bien la Navidad, si no nos diéramos cuenta de lo importante que es preservar nuestras familias. La desintegración de las familias hace que la sociedad se dehumanice y Dios no esté en el centro de la vida de los creyentes. La familia es para el cristiano el lugar donde todo lo humano tiene cabida y sentido, es el lugar donde se aprende a sentirse amado por Dios. Puede que nuestra vida familiar no sea perfecta, que no logremos la ansiada felicidad, pero pensemos que a la familia de Dios no le tocó mejor suerte: fue ignorada cuando iba a nacer el niño, fue perseguida, apenas éste vio la luz; tuvo que exiliarse para salvar la vida del hijo y pudo retornar tras la muerte de su perseguidor. A María y José no les fue fácil ser familia de Dios, pero se mantuvieron unidos custodiando a su hijo y no perdieron de vista nunca a su Dios. Hoy en esta fiesta de la Sagrada Familia, pongamos en manos de Dios, a nuestra familia y defendámosla porque es un regalo de Dios.

Lecturas del Sábado 29 de Diciembre del 2018 (Día 5to de la Octava de Navidad)

Jesús es señal de contradicción para el mundo y los católicos, como discípulos de Jesús, habremos de seguir la misma suerte que el Maestro. También habrá quien nos odie, nos persiga y nos moleste. Habrá quien nos ridiculice, se ría de nosotros y de la doctrina que predicamos. Esto no solamente no nos debe desalentar, sino que tampoco debe entristecernos, pues sabemos que seguiremos la misma suerte que el Maestro, y que si seguimos al Maestro en la Cruz, también lo imitaremos en la hora de la resurrección y también gozaremos de su victoria final, que será lo definitivo, lo que nunca pasará. Jesús venció al mundo y nos advirtió: “En el mundo tendrán tribulación, pero Yo he vencido al mundo”.

Lecturas del Jueves 27 de Diciembre del 2018 (San Juan apóstol -Octava de Navidad)

La Resurrección de Cristo es la realidad central de la fe católica. La importancia de este milagro es tan grande, que los Apóstoles son, ante todo, testigos de la Resurrección. Anuncian que Cristo vive, y este es el núcleo de toda su predicación. Esto es lo que, después de veinte siglos, nosotros anunciamos al mundo: ¡Cristo vive! La Resurrección es el argumento supremo de la Divinidad de Nuestro Señor. Vamos a pedirle hoy al Señor, que a ejemplo de San Juan apóstol, acudamos rápido a su encuentro para proclamar que El vive en nosotros.

Lecturas del Miércoles 26 de Diciembre del 2018 (Octava de Navidad)

San Agustín decía: “En otros tiempos, se incitaba a los cristianos a renegar de Cristo; ahora; se enseña a los cristianos a negar a Cristo. Antes se usaba la violencia para que renegaran de Cristo; hoy las insidias.” Nos toca vivir en un ambiente adverso para nuestra fe, y si bien no sufrimos en nuestro país persecuciones violentas por causa de nuestra fé, sin embargo, sufrimos persecución. La persecución hoy es la ironía con la que muchos tratan de ridiculizar los valores cristianos. Y ante esa ironía, las personas más débiles, terminan cediendo ante la presión del ambiente. Es esa la forma en que se persigue a Cristo y a los suyos, haciéndolos parecer ridículos, tachándolos de antiguos o extraterrestres. Por eso hoy nosotros vamos a pedirle al Señor fortaleza, esa fortaleza que caracterizó siempre a los suyos. Pidamos al Señor que nos envíe su Espíritu, para que nosotros hoy como San Esteban, estemos dispuestos a proclamar a Cristo, a permanecer firmes a nuestros principios que son los de Cristo, y que nunca nos apartemos del camino del Señor.

Lecturas del Martes 25 de Diciembre del 2018, Natividad del Señor – Misa de la Aurora

Cantamos con júbilo en estos días de Navidad porque el amor está entre nosotros hasta el fin de los tiempos. La presencia del Niño es el amor en medio de los hombres; y el mundo no es ya un lugar oscuro: quienes buscan amor saben donde encontrarlo. Y es de amor de lo que esencialmente estamos necesitados los hombres; también aquellos que pretenden estar satisfechos de todo.

Lecturas del Lunes 24 de Diciembre del 2018 – Misa de la Noche

En esta nochebuena, podríamos recordar las palabras de un ateo que decía: “Para que yo crea en Cristo es necesario que los cristianos tengan cara de redimidos”. Y nosotros, hoy y aquí tenemos esa exigencia y esta exigencia es para que Cristo llegue también a aquellas personas que no lo conocen, que no creen en el Salvador. Tenemos que esforzarnos para que todos sepan qué celebramos en este día, porqué festejamos el nacimiento de Jesús. Jesús nació hace dos mil años y pide de nosotros que ese recuerdo nos dé una razón para mejorar, un motivo para volvernos más buenos.

Lecturas del 23 de Diciembre del 2018 (Domingo de la Cuarta Semana de Adviento)

En estos días que preceden a la Noche Buena es un momento oportuno para redescubrir esta bendición, que recuerda cuando Jesús estaba realmente en las entrañas de María, al calor de su madre, bien protegido, antes de estar expuesto al frío, a los golpes, y a las injurias. Por entonces, solo recibe amor. Un corazón de madre late junto al suyo, y le hace latir una única sangre humana. Jesús es esperado. Jesús es amado con su primer amor. Bendita tu eres, bendito es tu hijo.

Lecturas del sábado 22 de Diciembre del 2018 (Ferias de Adviento)

María después de contemplar al Dios de su vida, se abre a la acción de Dios en la historia de su pueblo. Así como antes cantó al Dios de su vida, ahora canta al Dios de su pueblo. María anticipa y vive una ley fundamental del Reino: la preferencia de Dios por los débiles. En el Magníficat María se manifiesta como modelo de quienes no aceptan pasivamente las circunstancias adversas de la vida personal y social, ni son víctimas de la alienación, como hoy se dice, sino que proclaman con ella que Dios ensalza a los humildes, y si es el caso, derriba a los potentados de tronos. Hoy vamos a pedirle a ella a nuestra Madre, que descubramos al Dios presente en nuestras vidas, en nuestras luchas, y que nuestros labios se abran también para magnificar la obra de Dios.