Lecturas del 30 de Noviembre del 2017 (Jueves de la Semana 34)

A los que el Señor llama “especialmente” a dejarlo todo para seguirlo y ser pescadores de hombres, Dios les da esa “vocación”. La vocación no se inventa, se recibe de Dios. Y ese llamado, esa vocación, es en primer lugar para estar al lado de Jesús, para gozar de su intimidad. Sólo después se puede salir a “pescar” hombres, porque se necesita compartir el gozo de estar junto a Jesús, atrayendo otros hombres hacia Él. Nadie nace pescador de hombres, es el Señor el que hace pescadores de hombres.

Lecturas del 29 de Noviembre del 2017 (Miércoles de la Semana 34)

Pío XII dijo que él le tenía más miedo al cansancio de los buenos que a la acción de los malos. Para no cansarnos, para no ser tibios, para no dejarnos estar, el Señor nos envío en su Espíritu la virtud de la fortaleza, que recibimos y renovamos con los sacramentos y la oración. Por eso aunque estemos cansados, acudamos al Señor que nos espera en la Confesión y en la Eucaristía, y volvamos a empezar. El triunfo lo conseguiremos con esfuerzo. Sólo cuando somos perseverantes en la lucha podremos vencer. Hoy vamos entonces a pedirle al Señor, que nos dé fortaleza para vivir nuestra fe.

Lecturas del 27 de Noviembre del 2017 (Lunes de la Semana 34)

La limosna no consiste en dar un poco de lo mucho que se tiene, sino en hacer lo que hizo aquella viuda, que dió todo lo que tenía. Esta mujer nos enseña que podemos conmover el corazón de Dios, al entregarle todo aquello que tenemos a nuestro alcance, que será siempre muy poco frente a los dones que recibimos de nuestro Padre Dios. La ofrenda la hacemos a Dios, y él ve detrás de la acción, nuestro corazón, generoso o mezquino en la entrega.

Lecturas del 26 de Noviembre del 2017 (Domingo de la Semana 34)

¡Aquí estoy yo! Yo mismo voy a buscar mi rebaño y me ocuparé de él. Como el pastor se ocupa de su rebaño cuando está en medio de sus ovejas dispersas, así me ocuparé de mis ovejas y las libraré de todos los lugares donde se habían dispersado, en un día de nubes y tinieblas. Yo mismo apacentaré a mis ovejas y las llevaré a descansar. Buscaré a la oveja perdida, haré volver a la descarriada, vendaré a la herida y curaré a la enferma, pero exterminaré a la que está gorda y robusta. Yo las apacentaré con justicia.

Lecturas del 25 de Noviembre del 2017 (Sábado de la Semana 33)

En tiempos de Jesús, mientras los saduceos no creían en la resurrección, los fariseos, pensaban en la vida de resucitados como simple continuación de su vida terrestre. Jesús entonces, les dice a ambos, que la resurrección existe y supone un cambio radical. Ese mundo de resucitados es un mundo donde la gente no muere más y donde entonces no es necesario engendrar nuevos seres.

Lecturas del 24 de Noviembre del 2017 (Viernes de la Semana 33)

Jesús aprovechó toda ocasión para enseñar a la gente la doctrina del evangelio, y nos enseña a nosotros, que debemos alimentarnos de su palabra Vamos a pedirle hoy a Jesús, que sepamos gustar de sus enseñanzas, que dediquemos nuestro tiempo a escucharle a través de su evangelio y que busquemos en familia las oportunidades para compartir su palabras con los que nos rodean.