Homilía del Miércoles 14 agosto 2019, XIX ORDINARIO

En el cuidado que pide Jesús a la vida de comunidad está la corrección fraterna. La fraternidad inicial viene del Espíritu Santo. Por eso habla de hermanos, no de contrincantes, enemigos, para que pueda darse la corrección fraterna. Ahí está el primer paso, tomar conciencia de qué ayudaría al hermano y a la vida de comunidad. No sería el bienestar individual, sino el de la comunidad. Y tener el cuidado de no difamar, aunque sea culpable. Toca a la autoridad en la comunidad dar una orientación para que ayude a la corrección de quien pecó. ¡Y se trata de la comunidad cristiana! No de la colonia o los familiares. Eso sería crear chismes, dañar a todos.

Homilía del Sr. Obispo en el Día del Joven Católico

En este encuentro con Cristo en la Eucaristía, donde nos da su Vida, el Padre nos está diciendo que sí podemos: “No digas: ‘Soy un muchacho’, que a donde yo te envíe, irás, y lo que yo te mande, lo dirás. No les tengas miedo, que yo estoy contigo para librarte”. Fuerza, valor, no nos lo dan los reflectores, sino el Padre en el amor de su Hijo. María, la Madre del Señor, adolescente, es llamada a la gran tarea, de ser Madre del Salvador. Ella está aquí, nos acompaña. Guiados por Cristo, con María, anunciemos la vida nueva del Padre.

Homilía del viernes 2 de agosto de 2019

Ahora mucha riqueza de nuestra religiosidad que tiene una base de fe católica, ha sido desviada por intereses de grupos, a veces de familias, en donde lo que sobresale, dolorosamente, es el interés económico. Sí, los sacerdotes y demás agentes de pastoral hemos participado en esta desviación de la fe y necesitamos vivir una profunda conversión pastoral para retomar el camino del encuentro con Cristo.