Homilía del sábado 16 de Diciembre, II ADVIENTO

Esta segunda semana de adviento nos va poniendo no tanto en una situación de fiesta cuanto de un serio examen de conciencia. Los días se acortan para que el Señor llegue y es preciso tomar decisiones claras para ir hacia Él. Nosotros estamos atraídos fuertemente por el ambiente comercial y festivo superficial, y no vemos lo que va sucediendo en el interior de cada uno ante la presencia del Dios misericordioso. Podemos estar rechazando su presencia sin darnos cuenta al no decidir un cambio de vida serio, definitivo. El Señor llega como justo juez, revisemos si en nuestras decisiones estamos listos para recibirlo. Veamos si estamos creando un ambiente de reconciliación en nuestra familia. Si estamos participando en nuestra sociedad por la justicia y el derecho. Si nuestro esquema de valores tiene al centro el reinado de Dios.

Homilía del lunes 11 de diciembre, II ADVIENTO

Esta segunda semana es una preparación para descubrir el verdadero gozo de la vida que está escondida en Dios y que nos llega como regalo en Jesucristo. Es tiempo de misericordia porque el Señor nos entrega la vida, viene a renovar nuestra existencia. Desde nuestra fragilidad, fruto del pecado, podemos levantarnos con su ayuda. Es necesario que nos abramos a su Palabra, que quitemos lo que estorba, que rompamos los muros para ir a su encuentro. Él viene a nosotros, nosotros vayamos hacia Él con decisión y esperanza. No nos detengamos en los brillos del mundo sino que abramos la mente y el corazón a la grandeza de su misericordia, cultivando con Él la vida nueva.

Homilía del viernes 8 de Diciembre del 2017, I ADVIENTO

Al celebrar esta fiesta de María, junto con ella, renovemos nuestra vocación a la santidad y busquemos transformar nuestro ambiente por el amor que perdona, reconcilia, lleva a la verdad, cumple la justicia. Amemos la Palabra como María. Compartamos con gozo la salvación. Al celebrar esta fiesta de María, junto con ella, renovemos nuestra vocación a la santidad y busquemos transformar nuestro ambiente por el amor que perdona, reconcilia, lleva a la verdad, cumple la justicia. Amemos la Palabra como María. Compartamos con gozo la salvación.